lunes, 24 de septiembre de 2012

Lounder - Capítulo 11

Capítulo completo :)

Summary: Una fría noche en Forks lleva a la despreocupada e inmadura Bella Swan directo a un destino que no eligió, una búsqueda que no quiere realizar y a un chico mucho peor que ella. Solo juntos podrán luchar contra los Lounders. ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.

Capítulo 11

- ¿Estás bien?

Le quité los cabellos extras que habían caído sobre su rostro. Necesitaba verle los ojos para estar seguro de que no me iba a mentir en esto, sabía muy bien que para las mujeres esto era algo grande así que lo mínimo que podía hacer era asegurarme de que mi chica no estaba nerviosa.

- Una vez – se acomodó debajo de mi cuerpo consiguiendo que mi miembro saltara aún más -, mi madre me dijo que si estaba tensa me dolería más… pero se le olvidó decirme que si el chico correcto es el que está encima mío, es imposible que esté nerviosa.

- ¿De verdad?

Asintió y yo vi la verdad en sus ojos, no necesité usar mis poderes para saber qué es lo que estaba, podría haberlo hecho pero tenía miedo que mi mente que engañara.

- Edward, solo hazme el amor ¿sí?

Ahora fue mi turno para asentir.

Pensé por un momento como lo haría pero no se me ocurrió ninguna forma para hacer esto de forma menos dolorosa para Bella. Comencé a desvestirla y dejé que ella hiciera lo mismo conmigo. No fue mucho el tiempo que tardamos en quedar completamente desnudos, yo me mantuve encima de ella, creo que el misionera era la posición perfecta para esta vez.

- ¿Cómo lo quieres?

- Solo dámelo ¿bien?

Asentí. Tomé mi polla con una mano y sin mirar comencé a buscar su entrada, cuando solo la rocé noté lo mucho que le gustaba así que aproveché el momento y la rocé varias veces antes de comenzar a entrar, no la solté porque si lo hacia la penetraría de golpe. Solo procuré estimular su clítoris y su entrada lo mejor que pude.

- ¡Oh, Edward! Eso se siente tan bien.

Su rostro estaba hacía atrás, dejando a mi disposición todo su cuello, no me pude contener, llevé mis labios y los abrí sobre su piel para así sentir con mi lengua su piel caliente. Se sentía putamente bien, sin quererlo mis caderas comenzaron a moverse, agradecí mantener mi polla a raya con mi mano porque en estos momentos lo único que quería era enterrarme en su interior.

- Bella…

Cerré los ojos y mantuve a raya mi calentura – Estoy bien Edward – habló mientras se encorvaba y enterraba sus dedos entre mis cabellos. Les dio un ligero toque me obligó a mirarla fijamente -, solo… un poco necesitada – volvió a arquearse pero estaba consiguiendo que la punta de mi polla tocara su entrada.

- Solo, necesito que me digas si te duele o si quieres que pare.

- Estas siendo tan cliché – se rió y besó mi mentón -, solo… hazlo.

Su mirada era un tanto burlesca y no me gustó, por lo que volví a tomar la base de mi polla entre mis manos y la adentré hasta la mitad de su interior, aún no traspasaba su barrera pero podía sentir lo condenadamente apretada que estaba. Tuve que apretar los dientes para no mover mis caderas hacia delante.

- Solo hazlo – vi a Bella y sus ojos estaban cerrados pero los abrió -, prefiero que lo hagas rápido.

- Bien.

Y lo hice, me enterré en ella rápidamente, y cuando ella asintió me salí para volver a meterme, solo vi un atisbo de dolor en su rostro por lo que me preocupé de bombear para que el placer le llegara lo más rápido posible. Cuando me di cuenta que esto se estaba complicando llevé mi mano hasta su coño y con dos dedos masajeé su clítoris, sus paredes  estaban tan jodidamente apretadas que me era casi imposible contenerme para no correrme.

En mi puta vida había follado de esta forma.

No, esto era porque no estaba follando… estaba haciendo el amor.

- Bella, cariño – le acaricié el rostro para que se concentrara solo en mi -, ¿te falta mucho?

- No, solo… - levantó sus caderas buscando mis embistes, se reacomodó pero luego volvió a su posición.

- Espera.

Con mis dos dedos pellizqué su clítoris, creo que esa fue la mejor idea porque gimió tan fuerte que estoy seguro que la escucharon incluso en el pasillo.

- Oh, Edward… eso… justo ahí – sus labios estaban atrapados entre sus dientes. Su rostro era la expresión perfecta del placer.

- ¿Te gusta esto? – volví a repetir el acto.

- ¡SÍ!, ¡Mierda!, me encanta.

Y supe cuando le gustaba porque sus uñas se enterraron en mi espalda sin ninguna contemplación, me dolió, pero la sensación de estar enterrado en su estrecho coño era suficiente para que cualquier otro sentimiento se aplacara.

La penetré un par de veces más antes de que sintiera que mis fuerzas se estaban agotando – Amor, me voy a correr… solo ¡AGGG!

Me enterré con más fuerza en su interior – Córrete Edward – me tomó el rostro con sus manos, trabando sus ojos en los míos -, quiero sentir como tu semen me llena por dentro.

Y ahora, con eso ya no pude más. Dejé que los chorros de mi semen la llenaran por completo, nunca en mi vida me había corrido dentro de una mujer y mucho menos había tenido la sensación de que esto era lo correcto por razones mucho más importantes que las simples ganas de satisfacer un deseo carnal.

Con Bella esto iba mucho más allá.

- Amor… - me removí sobre su cuerpo para poder verla mejor.

- ¿Te gustó? ¿Estuvo bien para ti?

Fruncí un poco el entrecejo al no comprender por completo sus palabras – Fue perfecto.

No me dijo nada más, sus labios se abalanzaron sobre los míos moviéndose insistentemente, en cuanto su lengua se adentró en mi boca lo supe. Me quedé helado y quieto, no podía creerme como pude ser tan imbécil.

Aunque me costó un poco me separé de mi chica y la miré a los ojos - ¿Te corriste?

- Edward…

- ¡Oh mierda! – me recosté a su lado y tapé mi rostro con sus manos -, soy un jodido cabrón.

- Amor, no es tu culpa, es solo… que creo que estaba muy nerviosa.

- No, es que yo debería haberme fijado, debería haber hecho algo al respecto.

- ¡Ey! – me dio un ligero empujón que no me relajó nada -, ya tendrás muchas oportunidad para resarcirte, en lo que a mí respecta, estuvo perfecto. Aunque no llegué a un orgasmo, sí me hiciste gozar mucho.

- ¿De verdad?

- De verdad, no te mentiría al respecto.

Estiré mi brazo hasta que la encontré y pude apegarla mejor hacía mi pecho. Besé su frente y respiré su aroma – Prometo que la segunda vez será mucho mejor.

Bella no dijo nada pero no me preocupé, su cuerpo estaba tan relajado que no me hubiera sorprendido que se haya quedado dormida. Yo mismo cerré mis ojos y esperé porque llegara el sueño, estaba en un estado casi de inconsciencia cuando la sentí removerse.

- Gracias.

- ¿Mmm?

- Gracias por darme una primera vez tan perfecta. Fuiste gentil y amable, me alegra mucho haber esperado por ti.

- Y a mi alegra que lo hayas hecho.

Nos dimos un nuevo beso antes de que nos acurrucáramos mejor. Mientras el sueño me vencía solo podía pensar en una cosa… encontrar la forma para satisfacer mañana a Bella.

.
.
.

A penas abrí los ojos y me di cuenta que el cuerpo desnudo de Bella estaba junto al mío supe que era así como quería pasar los días de mi vida. Pensé en apegarla mucho más a mí pero tenía una deuda pendiente con ella que pensaba resarcir cuanto antes, pero antes de eso…

Me levanté de la cama con el mayor cuidado que pude, el teléfono estaba afuera de la habitación así que salí para hablar mejor.

Le pedí a la chica de la recepción un aspirina, un vaso de agua, una porción de fruta y jugos de fruta, sabía que lo último no lo comeríamos ahora pero era mejor tenerlo aquí. Recién eran las 8 de la mañana y no debíamos dejar el cuarto hasta las 12 por lo que pensaba sacarle el mayor provecho posible.

Percy Co., la empresa para la cual trabajo tenía una especie de convenio con este hotel, no era de lujo excesivo pero si era bonito y había conseguido un descuento bastante generoso solo porque era yo quien traía los pagos cuando no podían enviar a nadie de aquí para recogerlos. Ahora podía disfrutar de este lindo cuarto y de un poco de servicio a la habitación y no tener que vender un riñón a cambio.

Bella se merecía esto y mucho más. Esta chica era simplemente fabulosa, si antes pensaba que la quería ahora estaba seguro de que la amaba, la forma en la que me defendió la otra noche con esos malnacidos me dejó más que claro de que si había alguien por quien valía la pena arriesgarse era ella. Le iba a abrir mi corazón y ahora solo me bastaba esperar porque para ella esto fuera igual de importante, lo suponía pero necesitaba una certeza.

Cuando la puerta sonó me apresuré a abrirla antes de que Bella despertara.

- Señor… su pedido – el chico llevaba una bandeja que me apresuré a quitarle.

Hice equilibrio con una mano y con la otra saqué un billete de cinco dólares que había guardado en el bolsillo de mi pantalón – Ten, muchas gracias.

- Gracias a usted señor.

Cerré la puerta en cuanto el chico retrocedió, dejé la bandeja en la mesa de apoyo y tomé solo la pastilla y el vaso de agua. Bella estaba dormida y como no se sentía ni el mismo ruido, supuse que aún lo estaba.

Volví a la habitación solo para encontrármela en la misma posición. No me agradaba mucho la idea de despertarla pero tenía que hacerlo, estaba justo en el momento para que la pastilla le hiciera efecto. Tomando el vaso solo con una mano, usé el otro para removerla.

- Bella, cariño… necesito que te tomes esto.

- Mmm – algo rezongona abrió los ojos. Lo primero que hizo cuando me miró fue sonreírme. Maravilloso -. ¿Qué es eso?

- Una pastilla para el dolor – ella frunció el ceño pero cuando yo alcé las cejas pareció entenderme -, créeme amor… más tarde me lo vas a agradecer.

Sus finos dedos tomaron la pastilla desde la palma de mi mano y la metieron en su boca, cuando la tuvo adentro me quitó el vaso de agua y la tragó junto a sorbo. Ni bien me devolvió el vaso lo dejé sobre la mesita de noche y fui por mi beso de buenos días. Traté de ser gentil y de no posar mucho peso de mi cuerpo sobre ella.

- Buenos días – murmuré aún embelesado. Verla despertar, con ese tímido sonrojo en sus mejillas era lo mejor del mundo.

- Bueno días.

Acaricié sus cabellos, necesitaba saber que ella era real - ¿Cómo amaneciste?

- Lista para otra ronda – en un gesto que me tomó totalmente desprevenido, nos giró quedando ella sobre mí -. Parece que la pastilla ya me hizo efecto.

- Bueno, entonces supongo que puedo hacer un esfuerzo por ti.

La volví a dar vuelta pero rápidamente me salí de arriba de su cuerpo - ¿Qué…?

- Ponte en cuatro… esta vez probaremos otra posición.

- Oh…

Lo hizo tan rápido que no me cupo dudo de que estaba ansiosa por esto y lo comprobé cuando llevé mis dedos hasta su coño y estos se me empaparon con su excitación. Los removí desde atrás dándole un ángulo totalmente nuevo. Bella comenzó a gemir y a removerse tratando de no perder la postura por lo que con mi mano libre afirmé sus caderas. Teniéndola en esa posición no me pude contener las ganas de darle una nalgada, solo fue una que terminó en una dulce caricia.

- Oh Edward… si no me follas ahora creo que tendré que hacerlo yo.

- ¿Sí? – mi voz salió cargada de alegría -, ¿y cómo piensas hacer eso?

Ella no dijo nada pero si hizo. Tres de sus dedos remplazaron los míos de forma brusca. No tuvo contemplación, se folló rápida y contantemente, no dejó lugar para nada más, en ese momento solo era ella dándose placer a sí misma. Cuando volteó la cabeza y me miró se mordió el labio inferior. Yo no pensaba darle el placer de verme rogar por lo que saqué mi polla de entre mis pantalones y comencé a masajearla. Masturbarme no era mi actividad preferida, siempre era mejor una buena mamada o un coño dispuesto, pero en este caso era imposible que no quisiera descargarme de alguna forma.

- Estas goteando…

- ¿Qué? – dejé de mover mi mano para ponerle atención.

- Tu… polla – Bella cerró los ojos tan malditamente sexy, no cabía duda de lo mucho que estaba gozando -, está goteando… y… se ve deliciosa.

- ¿Quieres probarla?

Asintió y yo volví a tomar. ¡Mierda!, estaba jodidamente sensible.

- Entonces ven aquí y demuéstrame lo mucho que te gustaría.

Sin dejar sus posición en cuatro, gateó hasta mí y reemplazó mis manos por las suyas, sus dedos que había estado dentro de su coño estaban mojados y traspasaron todos esos exquisitos jugos a mi polla.

¡Mierda!

No podía volverme a correr sin darle un orgasmo. Quise pensar en Emmett pero eso no me servía mucho en estos momentos, pese a todo el momento que pasé con él fue jodidamente caliente. Por eso llevé mis pensamientos hacía los Lounder, inmediatamente bajaron casi a cero mis ganas de correrme.

- ¿Puedo chupártela?

Me miró hacia arriba y ahí volvieron a aparecer mis ganas – No.

Ella no me hizo caso, aún así llevó su dulce boca hasta mi polla y se la metió casi por completo en la boca, se atoró pero como la chica buena que es no lo demostró. Quería decirle que me soltara porque me iba a correr antes que ella pero mi fuerza de voluntad era casi nula al verla en cuatro y con mi polla dentro de su boca.

Por eso la dejé darme un par de lamidas mientras reunía las fuerzas suficientes para tomarla en mis brazos y volver a poner como la quería.

- ¡Edward! ¡Yo quería tragarme tu leche!

- ¡Mierda!

Le di una nueva nalgada y me enterré profundo en ella. Aunque estaba vez no pensaba correrme sin Bella, hice mi mayor esfuerzo para que gozáramos a la par. Era muy difícil porque mierda si mi chica no era jodidamente apretada.

En la posición que estábamos su cabeza se cayó hacía delante escondiendo por completo su rostro de mi y eso no era de ninguna forma algo que me pusiera feliz por lo que tomé sus cabellos en una de mis manos y la obligué a que me mirara mientras la estaba follando.

- Nunca… escondas esos ojos de mí… cuando estoy dentro tuyo.

- Lo siento… pero…

- ¿Qué?

Tiré un poco más fuerte de sus cabellos – Yo… siento que… te siento tan adentro… es como…

- ¿Qué?

Me enterré lo más profundo que me permitía la posición. Creo que quería decirme algo pero sus palabras se trabaron en algún punto, yo no bajé el ritmo, seguí embistiendo y dando lo mejor de mí para darle un fabuloso orgasmo.

- Edward… voy a...

- ¿Correrte?

- ¡SÍ! ¡Mierda! ¡Voy a correrme!

Como aún no había soltado sus cabellos la empujé un poco más hacía atrás hasta que su espalda quedó un poco más pegada a mi pecho – Vamos amor, quiero sentir como me aprietas, ordéñame por completo – con un poco de esfuerzo conseguí alcanzar su lóbulo y le di un ligero mordisco. Esto era tan malditamente caliente que casi no podía creerlo -, ¿acaso no te gusto la sensación de mi semen llenándote por dentro?

- Oh, mierda.

Y lo hizo, se corrió tan fuerte que mi polla sufrió una especia de sacudida, sus paredes me aprisionaron y sus jugos me bañaron, eso era lo único que necesitaba ahora para dejarme ir. Respiré hondo y le di un par de embestidas para que terminaron por llevarse su orgasmo y dejé ir el mío.

Satisfechos nos volvimos a acostar en la cama en la cama, esta vez la rodeé con mis brazos y las palabras estuvieron de más, ambos sabíamos muy bien hasta que punto habíamos gozado con lo que acababa de pasar.

Nos quedamos acostados y nos comimos la fruta que pedí. Para las 11 de la mañana ya estábamos bañados y casi vestidos por completo, por supuesto que cuando descubres el sexo es imposible hacerlo solo una vez así que volvimos a repetir en la ducha, ahora ya no había problemas, le pude dar todos los orgasmos que mi chica se merecía.

- ¿Sabes? – me estaba poniendo el saco mientras ella abrochaba sus zapatos cuando me habló.

- Dime amor.

- Me alegro mucho de haberte hecho caso con lo del hotel, todo esto fue maravilloso.

Ya listo me agaché a su lado – Solo quería darte lo mejor. No tienes ni idea de lo mucho que significas para mí.

- Creo que me hago una idea – rió.

- Ven – la tomé de la mano y la ayudé a levantarse -, vayamos a casa.

Durante todo el camino hasta nuestro departamento no soltamos nuestras manos, de hecho creo que ni siquiera dejamos de abrazarnos. Aún en nuestra nube de algodón cruzamos el umbral de nuestra puerta, Emmett estaba tirado en el sofá pero se puso de pie para darnos la bienvenida.

- ¿Cómo le fue?... ¿Me van a contar detalles?

- Emmett… - lo miré tratando de que entendiera lo que quería decirle.

- ¿Qué?, tengo derecho a algunos detalles escabrosos.

- No, no los tienes – habló Bella antes de girarse hacía mi -. Iré a cambiarme.

Vimos a Bella desaparecer por el pasillo y yo me senté al lado de Emmett. Pensé que iba a insistir en el tema de que le contara los detalles pero lo que hizo me sorprendió.

- Hoy tengo una cita.

Me giré de golpe para mirarlo - ¿Es en serio?

- Sí, lo conocí en la discoteca, pero no estoy muy seguro, es un estudiante universitario, tenía familia y es mucho más que…

- ¡No lo digas! – lo amenacé -, nunca dejaré que te menosprecies así, no delante mío.

- Pero es la verdad Edward.

- No, tu eres un tipo fabuloso que se merece esto y mucho más.

- Gracias.

- Nada que agradecer, solo digo la verdad.

Nos quedamos en silencio por un momento hasta que él volvió a hablar.

- Creo que todo por fin está en su lugar. Ustedes ya saben lo que pasa con sus poderes, el gobierno los dejará tranquilos y por fin nuestros corazones están en la sintonía correcta.

- Sí, todo está en su lugar.

No quería pecar de pájaro de mal agüero pero que todo estuviera tan perfecto no me daba buena espina.



______________________________________

Besos, Joha!!

17 comentarios:

  1. es un tierno edward!! espero que no le salga su lado caballeroso y segunda rona!!!

    ResponderEliminar
  2. hahaha siii q aguanteeee!! mueroo por ese cap

    ResponderEliminar
  3. dos Wardos para llevar por favor!! D=

    ResponderEliminar
  4. rayos que rápido funciono la pastilla no .....

    ResponderEliminar
  5. Edward es re tiernooo!!! Me encanta y bella jajaaj lista para otra rondaa guauuu!!! Que buen adelantoo!! Gracias JOha!!!

    ResponderEliminar
  6. obvio que Bella aguanta una segunda, tercera, etc..... jajaja Ed!!! ahhh me encanta

    ResponderEliminar
  7. Claro que aguantará no una sino dos y tres rondas más con un papasito así como Ed quien no además de bello un tierno......quiero ver ya como fue esa primera vez de ellos

    ResponderEliminar
  8. si!!!! ella si aguantara otra ronda!!!! esta parejita así de especial tiene un aguante q da miedo!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  9. Ahhhh Lo amé!!!! Un primera vez muy linda, y una segunda mucho mejor jajajaja
    ME encanta que el sea tan detallista y tan tierno...
    Y Amo que Emm este saliendo adelante también :D
    Pero al igual que Ed, pienso que tanta tranquilidad es rara.. :/

    ResponderEliminar
  10. pobre edward se ha sentido mal que bella no haya llegado, pero despues lo ha recompensado 2 veces !! sera como presiente edward, la calma antes de la tormenta??? mmm de vos ya no se que esperar joha cuando creo algo es todo lo contrario jaja pero asi me gusta!! bueno espero que nos les pasa nada malo a edward y bella

    ResponderEliminar
  11. holaa Joha!!! ahh estoss doss son unos amores me encantan edward es divino con bella como la trata como a una princesaa...y hicieron el amor y edward preocupado por que bella no habia terminado pero buenoo ufff luego la recompenso a ella jaaaja
    ...y bueno todo esta tranquilo ufff que se vendra me preguntoo yo...y emmett tiene una cita bien por el que encuentre el amor tambien!! me encantoo el capituloo!! besos enormess!!!

    ResponderEliminar
  12. ya he comentado en fanfiction, esta bella viciosa, quién se lo iba a imaginar? jejeje
    me alegro por emmet, que todo le vaya bien

    ResponderEliminar
  13. Si todo tranquilo.. eso me da mala espina porque tu siempre los somprendes Joha :D

    ResponderEliminar
  14. awwww... me encantó! pero tengo el mismo temor que Edward... las cosas no pueden marchar tan bien... y estos tipos regresarán, estoy segura!

    ResponderEliminar