domingo, 2 de diciembre de 2012

Vuelve a vivir - Capítulo 28

Capítulo!!

Summary: Isabella creía tener todo seguro, una chica sencilla con una novio que la ama y un bebé en camino… ¿Qué puede salir mal?... mucho, un trágico accidente puede arruinarles la vida. M por lemmons ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.

Capítulo 28

- No te levantes…

- Tengo que hacerlo – a regañadientes me destapé y senté en la cama. En esa misma posición me restregué el rostro rogando por adquirir las energías que me faltaban.

Estaba lista para dar el paso final pero las manos de mi novio rodearon mi cintura impidiéndomelo – No tienes que hacerlo… - comenzó a besar mi hombro, las energías que tanto me había costado obtener se estaban desvaneciendo -, no cuando hay cosas mucho más interesantes para hacer…

Sus besos se movieron hasta mi cuello al mismo tiempo que me obligaba a recostarme nuevamente en la cama, ahora su cuerpo estaba prácticamente sobre el mío. Sus labios se movían magistralmente por toda la piel que quedaba al descubierto por el camisón, no era mucho pero Edward sabía cómo complacerme con lo que tuviera a su disposición.

Pese a que sus labios e sentían fabulosos mojando mi piel, agradecí que decidiera aventurarse un poco más y enganchar una de mis piernas sobre su cadera, porque de esa forma pude sentir como su maravillosa erección me daba una antesala del fabuloso momento que se nos venía. Gemí y alcé mis caderas, el delgado bóxer que llevaba me dejó sentir la humedad de su pre-semen, gemí más alto… necesitaba esto ahora como nunca.

Maldito Edward y su forma de ponerme caliente.

- Edward… rápido… los niños…

- Tranquila amor – me miró mientras bajaba mi camisón, mes pechos quedaron al descubiertos rogando porque su lengua atendiera mis endurecidos pezones -, tenemos tiempo.

Llevó el dedo índice y pulgar de su mano derecha hasta su boca y los humedeció, sospeché sus intenciones y las confirmé cuando su boca se apoderó de una de mis pirámides a la vez que sus dedos, ahora húmedos, atendían la otra.

- ¡Oh!, ¡Edward!... eso se siente tan… bien…

Agarré las sabanas de la cama en puños para canalizar un poco de mi energía, tenía necesidad de enterar mis uñas en la espalda de Edward pero sabía que si lo hacía terminaría por hacerle daño.

Cuando me sentí un poco más calmada abrí los ojos y visto justo cuando me sonreía, sus dedos fueron hasta los tirantes de mi camisón, lamentablemente no alcanzó a llegar a muy lejos porque un llanto que conocíamos muy bien nos interrumpió.

- Tú, vístete… iré yo…

La frente de Edward se apoyó en la mía antes de pensar mis labios. Me sonrió y se levantó de mi cuerpo, ni siquiera me miró antes de salir de nuestra habitación, mejo así, porque estaba claro que los ánimos en estos momentos no eran los mejores para ninguno de nosotros.

Resople frustrada, a veces me gustaría que Edward me hiciera un poco más de caso, sé que es él quien tiene más experiencia en el ámbito sexual pero yo tenía mi propia experiencia y merecía ser escuchada si decía que era mejor hacerlo rápido antes de que quedarse con las ganas. Ahora, en cambio, estábamos los dos frustrados y de mal humor.

Bufé de nuevo y me puse la misma ropa del día anterior, pensaba hacer algo de aseo antes de bañarme. Tomé el monitor de los bebés y el canasto donde metía la ropa sucia, había ido dejando la ropa de nosotros cuatro ahí por lo que estaba lleno, así que iba a comenzar por ahí.

Ya con las cosas que necesitaba salí de la habitación, pasé solo a mirar cómo estaba Edward con los mellizos, no parecía tener problemas pese a que mi hijo aun estaba hipando, así que sin interrumpirlo, me fui hasta el pequeño cuarto de lavado que tenía habilitado.

Cuando llegué, apoyé el canasto de la ropa sucia en la lavadora y una por una comencé a sacar las prendas de ropas. Era tan extraño ver mi ropa de siempre mezclada con la de Edward y los mellizos, era algo pequeño y tonto pero lindo, me hizo sonreír.

Salí de mi ensoñación ante el nuevo llanto de Marty - ¡Ya voy, cariño! – grité esperando que Edward entendiera que ya iba a auxiliarlo. Solo me quedaba echar la camisa de Edward.

La tomé entre mis manos y la vi, pero no pude enfocar bien mis ojos ya que las lágrimas que se acumularon menguaron considerablemente mi vista. Todo a mi alrededor se detuvo, llevé el dedo índice de mi mano derecha hacia la marca carmín y comprobé que estaba seca, acerqué la camisa hasta mi y la olí, no sabía de quien era perfume pero si estaba segura de que no era mío.

- Amor, Marty no deja de llorar y pensé que era mejor traerlo.

Pestañeé un par de veces antes de soltar la camisa dentro de la lavadora y voltearme hacía Edward que traía a mi pequeño en sus brazos.

- Bella, amor… te ves extraña – no me pasó a mi hijo, comenzó a mecerlo él mismo hasta que consiguió calmarse -, ¿te sientes bien?

- Sí – hablé solo por inercia. Luego de un segundo pude controlarme mejor, pasé mis dedos por mis cabellos y los estiré hacia Marty -, ven, dámelo, creo que tiene hambre.

- Ya sabes que eso no puedo ayudarte con eso – me sonrió pero yo no pude responderle igual que siempre -. Amor te ves extraña… y yo tengo que salir, pero…

- ¿A dónde vas? – acomodé mejor a mi hijo que ya estaba quedándose dormido y puse toda mi atención en cada gesto de mi novio.

Las aletas de su nariz se abrieron, eso era señal de que estaba pensando mucho – Tengo que ir a comprar unas cosas… Serena está durmiendo en su cuna, no me tardaré mucho. Lo prometo.

En un segundo tenía a Edward besando mis labios y la frente de mi hijo, salió del cuarto de lavado antes de que siguiera pudiera hacerle otra pregunta. Y yo que solo quería hacerle una pregunta, una simple y sencilla pregunta.

Edward, ¿me estás siendo infiel?

Apreté los labios haciendo mi mayor esfuerzo por no quebrarme, no podía hacerlo ahora, por lo que con la mayor fuerza de voluntad que pude, dejé lavando la ropa y me fui hasta el cuarto de mis niños. Mi bebé aun tenía hambre así que me senté en mi mecedora para alimentarlo, mi mente sola comenzó a viajar por lugares peligrosos pero eso no era algo que yo quisiera.

Pensé tantas cosas, desde revisar los objetos personales de Edward hasta seguirlo, pero eso… ¿tenía sentido?, no, no lo tenía, porque si Edward me quería ser infiel, iba a encontrar la forma para hacerlo, quizás dejaría pistas, quizás yo lo descubriría, pero eso no importaría porque si Edward me era infiel solo había concusión lógica… no me amaba.

Cuando Marty terminó de comer le saqué los gases y lo puse en su cuna, no me sentía muy bien  pero no quería estresarme innecesariamente así que hice lo posible por dejar de lado todos esos pensamientos absurdos y me concentré en el aseo de nuestro departamento. En un principio pensé que Edward se iba a demorar más en llegar pero yo ni siquiera terminaba la comida cuando el cruzó la puerta.

- ¿Qué es lo que huele tan rico?

- Un invento extraño… es una especia de comida china casera – me encogí de hombros terminando de revolver el sartén -, o más bien como un salteado de verduras y pollo.

- Bueno – se acercó por mi espalda y me rodeó con sus brazos, a penas sentí el calor de su pecho se me terminaron por ir todas las dudas. Me recosté sobre él y dejé que besara mi hombro -, pues invento o no, esto luce muy apetitoso.

- Edward…

Gemí cuando sus labios bajaron por mi hombro hasta llegar a una parte mucho más sensible. Cerré los ojos y me rendí ante sus caricias, si de algo sabía Edward era de cómo seducir a una mujer… apreté con  fuerza los ojos que había mantenido cerrados porque la imagen mental que me llegó hizo que todo mi cuerpo se congelara.

Los labios de Edward dejaron mi piel para retroceder un paso - ¿Qué pasa amor?

- Nada – escondí mi mirada y traté de concentrarme en la comida que ya estaba a paso de quemarse.

- Bella…

Me volteé porque no tenía caso ocultarle nada a Edward, así que puse la sonrisa mas falsa que mi rostro resistió y le guiñí un ojo.

- De verdad que no me pasa nada, solo que no quiero que comencemos algo que no seremos capaz de terminar.

- Bueno, entonces – se me volvió a acercar, su cuerpo ahora más relajado me indicó que había sido capaz de engañarlo -, supongo que deberíamos acostar temprano a los chicos hoy.

- Sí – le sonreí -, yo pienso lo mismo – tratando de concentrarme solo en él, me puse de puntillas y besé sus labios -, pero ahora vamos a comer.

Apagué el fuego y serví los platos.

Los días pasaron lentos, ni Edward ni yo confiábamos en nadie para que cuidaran a los mellizos y es que en eso si que éramos sobreprotectores, aunque Edward a veces se sobrepasaba. Digo, amo a mis hijos más que a nadie en el mundo pero hoy, después de diez días encerrada en el departamento necesitaba un poco de aire, y si mi madre se había ofrecido a cuidarlos, suponía que eso no sería tan malo, no me gustaba ocultarle nada a mi novio pero esta mañana, la sola idea de que yo pudiera salir había desencadenado una absurda pelea.

“Son muy pequeñitos, necesitan a su madre, espera hasta el fin de semana y saldremos los cuatro”, sí, puede que tuviera razón en gran parte pero hoy hacía un día hermoso y mis niños ya no tenían pañales así que iría yo misma por ellos.

- Ve tranquila cariño, acá todo estará bien.

Ya tenía la cartera puesta y las llaves del auto de mi madre en la mano pero no estaba muy segura, ahora que por fin estaba a un paso de salir mi habían entrados las mismas malditas dudas de Edward.

- Pero…

- Dejaste leche de reserva y yo te crié a ti así que estos pequeñitos estarán muy bien con su abuela.

- Pero…

Me dolió el pecho, una maldita sensación extraña me decía que no saliera.

- Solo vas por pañales querida… no es la gran cosa.

- Sí – le sonreí un poco más relajada -, tienes razón. Vuelvo en media hora.

- Tómatelo con calma.

Mi madre me guiñó un ojo y terminó por empujarme afuera del departamento. no me gustaba la idea de seguir pidiéndole el auto pero ni siquiera para eso tenía tiempo, necesitaba comprarme uno para cuando no anduviera con Edward, además de dos sillitas adicionales.

Para hacer mi salida un poco más “entretenida” fui hasta el centro comercial, pensaba mirar las vitrinas por unos minutos pero decidí que era mejor si primero compraba los pañales, así si pasaba algo podía irme enseguida.

Llegué a la farmacia, hice mi pedido y listo, solo me había tomado dos minutos. Nada tan terrible.

- Son veintidós con treinta.

- Claro.

Le entregué un billete de veinte y abrí mi cartera para buscar el resto, aparecieron dos billetes de un dólar pero para buscar los centavos tuve que sacar un par de cosas. Le sonreí apenada a la cajera, sé que era una desordenada de mierda pero mi cartera siempre había sido un lio, por más que la ordenara siempre se terminaba por desordenar.

- Y… están… aquí.

Le di los treinta centavos y recibí la boleta que me entregaba. Aun tenía las cosas que había sacado en la mano, no les tomé importancia hasta que un sobre blanco resaltó sobre el resto de mis papeles. Guardé todo menos el sobre, tomé mis compras y salí de la farmacia. En el pasillo había un par de bancas así que me senté una y tomé el sobre mejor, lo abrí sin pensarlo de más porque sabía lo que era, solo necesitaba ver el final de la carta.

… quedando así citada para presentarse el 1300 de Av. Boulevard de Santa Mónica, oficina número 3, a las 15.30 Hrs. el día miércoles 08 de Noviembre…

Arrugué el papel entre mis dedos y me puse de pie, faltaban diez minutos para la reunión y yo estaba a dos calles del lugar de la cita. Si esto era una jodida broma del destino no era muy buena.

Ahora tenía dos opciones, ignorar esto e irme a mí casa o ir y saber qué pasaba. No, no había dos opciones, había solo una, porque esto tenía que ver con Jasper y sabía que aunque fueran migajas, siempre iría por lo que me lo trajera de vuelta.

Para cuando llegué me di cuenta que era la oficina era de un abogado, había una secretaría en la entrada así que fui directo donde ella.

- Perdón… me citaron para…

- ¿Señorita Swan?

- Sí – asentí enseguida.

- Oh, el señor J. Jenks me dijo que pasara enseguida si es que llegaba, es la segunda puerta de madera.

Miré hacía donde apuntaba, le di las gracias y fui. Aun podía arrepentirme pero no lo hice, giré el pomo y metí primero la cabeza.

- Perdón, yo…

Pero me quedé muda, ahí dentro de esa enorme oficina, estaban solo personas que conocía, Esme, Carlisle y… Edward.

- ¿Bella?... ¿Qué…?

Edward se puso de pie pero no lo miré, cerré la puerta y me apoyé en ella – Me llegó una citación señor J. Jenks.

Le hablé solo al hombre que no conocía – Señorita Swan, pensé que no vendría, o eso fue lo que me dijeron…

- Siento la demora, y aunque en un momento pensé no venir creo que era mi obligación estar acá.

- Bien, porque es usted la parte más importante del testamento del señor Cullen, de hecho la única parte.

No miré a los Cullen, me quedé donde estaba y esperé a que comenzara la lectura del testamento de Jasper. A medida que J. Jenks iba leyendo, conseguí comprender el porqué de la visita de Esme y que no me quisieran acá hoy. Todo lo de Jasper era mío y de nuestro hijo, bueno, hijos en realidad, sin excepción, todo lo que poseía ahora pasaba a mis manos por ser la representante legar de nuestros bebés.

Hasta ahí todo bien, pero Edward… él me miraba pidiéndome perdón y yo ni siquiera sabía que pensar, él tenía bastante dinero, pero una de las clausulas del testamento decía claramente que si yo me negaba a aceptar, era Edward quien adquiría todo siempre y cuando fuera él quien asegurara nuestro futuro.

Cerré los ojos y traté de controlar mis pensamientos, solo salí de ellos cuando el abogado me dijo que debía firmar no sé qué papeles, lo hice en automático ya que aun sentía que habían partes de esta reunión que me había perdido por estar con mi cabeza en cualquier parte.

Sé que Esme y Carlisle tuvieron mucho para decir, pero no les presté atención, ya suficiente tenía como para preocuparme por la ambición de los Cullen. Cuando J. Jenks dio por finalizada la reunión fui la primera en salir, no quería ni seguir escuchando la voz de pito de Esme Cullen mientras seguía reclamando no sé mierda. El dinero no lo quería para mí, pero sí que mis hijos necesitaban saber lo mucho que su padre los quiso y los amó, e incluso preocupó por ellos, antes de que nacieran, así que sí, ese dinero era de ellos y de nadie más.

Mi cabeza ahora sí que era un lio, los días que habían pasado desde que comenzaron mis dudas habían remitido y ahora me sentía incluso peor que cuando encontré la camisa, tenía dudas, miedos, incertidumbres… pena, y tantas cosas más juntas que ni siquiera sabía por dónde comenzar a ponerle orden a mis ideas.

- ¡EY!, Bella, espera… necesitas escucharme.

- Claro – me di vuelta. No me había percatado que ya estaba en la calle, me crucé de brazos porque no supe que otra cosa hacer con mis brazos -, dime.

- Aquí no.

Me tomó del brazo y me guió hasta su auto que estaba aparcado a dos metros de nosotros, ni siquiera lo había visto.

Dejé que condujera hasta no sé donde, era un café intimo ubicado en alguna parte. Entramos y él pidió una mesa apartada.

- Bella, sea lo que seas estas pensando mal.

- No estoy pensando nada  - murmuré sin verlo -, pero sé que pronto comenzaré a sacar conclusiones y muchas.

- Pensaba decirte todo pero no quería que mi madre te hiciera daño, pensaba venir hoy aceptar por ti y hablar contigo en la noche para convencerte de que era mejor aceptar el dinero.

- Bien – asentí ahora mirándolo -, te entiendo.

Edward tomó mis manos entre las suyas y les dio un apretón – Amor, te juro que pensaba decirte todo.

- ¿Todo?

- ¡Claro!, sabes que no te guardo secretos.

Asentí nuevamente, le di un ligero apretón a su mano y le sonreí pero sin nada de gracia – Entonces quiero que me respondas algo Edward.

Tomé sus manos con las dos mías, las retorcí un poco para saber si se me pasaban los nervios pero solo conseguí alertarlo de que algo no iba bien.

- Cariño me estas preocupando.

- Necesito – lo ignoré -, que me respondas algo.

- Bella…

Volví a ignorarlo - ¿Me estas siendo infiel?



31 comentarios:

  1. Nooooooo yo digo q le tiene una sorpresa

    ResponderEliminar
  2. noooooooooooooooooooooooooo claro que noooooooooo yo mas vbien creo que adonde fue es a la lectura del testamento de jasper y el trata de ayudarla con esoooooo :O eso es lo que le escondeeee y ella a el tb ughhh se va a armar lo se lo se u.u

    ResponderEliminar
  3. No, no creo que este siendo infiel, yo creo que esta preparando una sorpresa... mas le vale o tendra que ser castrado ¬¬

    ResponderEliminar
  4. YO NO CREO Y ESPERO QUE NO ES UNA SORPRESA O ALGO DDEL TESSTAMENTO SUBE PRONTO POR FAVOR POR QUE SI NO TMB NOSOSTRAS VAMOS A ESTAR COMO BELLA IMAGINADONOS COSAS SALUDOS CUIDATE MARTHA

    ResponderEliminar
  5. obviamente voto porque no le está siendo infiel, edward la quiere demasiado como para hacerle eso y menos ahora con los niños y viviendo juntos, le pasará otra cosa o estará tramando algo

    ResponderEliminar
  6. noooo yo no creoo que le este siendo infiel...
    es decir Joha por favor que no sea esoo que sea algo de una sorpresa o referido al testamentoo!! por favor que no se peeleen ahhhhhhhhhhhhh yo confio en edward no creo que le este siendo infiel!

    ResponderEliminar
  7. nooo, algo esta pasando y me huele a esme, o rosalie..u.u

    ResponderEliminar
  8. nooo por dios yo no lo creo por fis alo mejor puede ser algo relacionado con esme eso es lo mas seguro

    ResponderEliminar
  9. No lo creo solo le debe estar preparando otra sorpresa a Bella :D

    ResponderEliminar
  10. No Joha, realmente no lo cero.... esto es algo relacionado a su familia, Jasper, Bella y los niños....

    ResponderEliminar
  11. Esto cada vez está peor, parece que nos quieras enojar a propósito, tanto Vuelve a Vivir como A mi Manera están escritas para fastidiarnos y esto te quita muchos puntos, es una verdadera pena.

    Annie C.

    ResponderEliminar
  12. por favor no lo hagas no dejes que se peleen estan tan bien juntos por fa actualiza pronto

    ResponderEliminar
  13. No lo creo que le este siendo infiel mas voy por el asunto del testamento, por que si resulta que es infiel el o se tendra que preocupar por lo que le pueda pasar con bella por que nosotras lo castramos antes y de una forma muy dolorosa.

    Dios como nos haces esto sube yaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
  14. pues no creo que le sea infiel, pero y la camisa????

    ResponderEliminar
  15. OMG OMG NO ME LO PUEDO CREER, ODIO UN POQUITO A EDWARD POR NO DEJAR SALIR A BELLA Y MUERO POR SABER UE LE RESPONDE, PORQUE ESE LABIAL NO LLEGO SOLO XD

    ResponderEliminar
  16. porque me dejas asiiiiiiiiii... no es justo que lo cortes en la mejor parte

    ResponderEliminar
  17. NO ES JUSTO QUE LO DEJES ASI PLIS SUBE PRONTO ME ENCANTA SIEMPRE CUANDO ES UN EDWARD POSESIVO SALUDOS CUIDATE. MARTHA

    ResponderEliminar
  18. nooooooooooooooooooooooooooooooooooooo por q????????? encima tardan mucho los cap de vav!:(

    ResponderEliminar
  19. mmm yo creo q bella se esta armando una pelicula dramatica en su cabecita y q edward no la esta engañando , lo del labial pudo haber sido rosalie , no hay q olvidar q esme despues de la visita le debio haber declarado la guerra a bella ,y de ella todo se puede esperar si quiere sacarla de su camino , hasta el proximo y ojala no demore byee

    ResponderEliminar
  20. HOLAAA NOOO PORR FAVOR DIME QUE NO ES INFIEL NO YO NO LO CREO EDWARD LA AMA Y MUCHO LO DEL LABIAL TIENE QUE TENER UNA EXPLICACIONN POR FAVOR JOHA QUE NO LE ESTE SIENDO INFIEL YO CONFIO EN ESTE EDWARD :::PERO BUENO BELLA DEBE DECIRLE QUE VIO LA CAMISA CON LABIAL Y QUE EL LE EXPLIQUE:::ME ENCANTOO EL CAPITULOOAAA ME GUSTA MUCHO ESTA HISTORIA!! Besos buen lunes...!!!

    ResponderEliminar
  21. Estoy bastante cansada de que juegues con los sentimentos de las personas que te leemos, creo que por naturaleza ya eres malvada, disfrutas haciendo siempre lo mismo, dejando siempre los capis a medias y eso hecho a propósito no está nada bien, no es correcto para la gente que te seguimos.

    Es una pena, pero nada te hará cambiar de opinión lo presiento.

    Lástima porque eres muy buena, pero yo creo que tiro la toalla contigo, dejo de leerte me harté de que tomes el pelo de esta manera.

    Eso no quita que seas muy buena escribiendo, pero muy mala jugando con tus fans.

    Chao

    Annie C.

    ResponderEliminar
  22. Nooooooooooo! Joha... q cruel q eres... me deja de los nervios!

    ResponderEliminar
  23. wao que sera lo que pasa porque estoy segura que ed no la engaña

    ResponderEliminar
  24. como m lo dejs asiiiii :'( el no puede no???? aghhhhhh quiero el otrooo lo ameeee dios nervios nervios nervios

    ResponderEliminar
  25. por queee????? lo dejaste asi, buenisimo solo espero que PRONTO subas el siguiente capitulo para conocer si le es infiel o no.
    Gracias por escribir.Pili.

    ResponderEliminar
  26. ay como dejas el capitulo asi??????? me muero de ganas por leer el siguiente capitulo.. aunque yo a este edward lo tengo en un altar y no me imagino haciendo nada malo jajajaj....haber q pasa.

    un besito y cuidate

    ResponderEliminar
  27. mmmmm.. MALA.... MALA... MALA.... Joha como nos dejas asi nos quieres matar de un infarto????... MALA...

    ResponderEliminar
  28. Muy buen capitulo, me habia perdido muchos por lo que antes de leerlo me puse al dia... Se que como escritora ,por que yo tambien escribo.... No tan bien como tu ;-) , es complicado subir los capitulos ,pero mas debe serlo cuando tienes tantas historias en proceso .... Esta es la que primero capto mi interes pero como tardas tanto en subir los capitulos luego debo leer los anteriores para recordar por donde va lahistoria .... Y eso es muy incomodo ....de todos modos es una critica con cariño ... Esperare a que lo termines todo al fic asi lo puedo leer de corridoun beso grande joha.

    ResponderEliminar
  29. Muy buen capitulo, me habia perdido muchos por lo que antes de leerlo me puse al dia... Se que como escritora ,por que yo tambien escribo.... No tan bien como tu ;-) , es complicado subir los capitulos ,pero mas debe serlo cuando tienes tantas historias en proceso .... Esta es la que primero capto mi interes pero como tardas tanto en subir los capitulos luego debo leer los anteriores para recordar por donde va lahistoria .... Y eso es muy incomodo ....de todos modos es una critica con cariño ... Esperare a que lo termines todo al fic asi lo puedo leer de corridoun beso grande joha.

    ResponderEliminar
  30. no puede ser!!!!!! infiel!!!!! no lo creo!!!!, pero q alguien esta rondándolo eso es seguro y ed se lo callo!!! entonces cometió un error garrafal!!!!! y mas con lo del testamento!!!!!, bells es una mujer muy valiente y reaccionara!!! de seguro q si, lo malo es q no se como lo hará!!!!!!!! besos y te sigo leyendo!!!!!!!

    ResponderEliminar