lunes, 4 de marzo de 2013

Capítulo 36 - A mi manera


Summary: Isabella Swan lo tiene todo, poderosa, fría y calculadora, acostumbrada a vivir en un mundo de hombres aprendió a tener el control sobre los demás… ¿Que pasará cuando un joven y tímido Edward Cullen llegue a su empresa y despierte su curiosidad? ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.
Capítulo 36

- No, lo siento mucho Bella, pero no puedo ceder en esto.

- Edward, el tiempo de bromear ya pasó – los ojos de Isabella se estrecharon bastante, quería ver si de esa forma conseguía intimidarlo. Falló -, súbete al auto y deja de retrasar a Thomas.

- Cariño – el joven ignoró el malestar de su novia, tomó su rostro y besó suavemente sus labios, cuando se separó puso su mano derecha sobre su aun plano viento y lo acarició a penas con la punta de sus dedos -, ya hablamos de esto, lo mejor para los dos es que yo no vuelva a Swan S.A., pero te prometo – volvió sus manos hasta el rostro de la chica y la acercó un poco más hacía él -, que voy a encontrar un buen trabajo… voy a mantenerte a ti y a nuestro hijo, eso te lo juro.

- Edward… - Isabella solo alcanzó a rodar una vez los ojos antes de que el padre de su bebé la besara con tal delicadeza que se le olvidó incluso lo que estaba replicando.

- Todo estará bien, lo prometo.

Ella entrecerró los ojos pero relajó sus hombros - ¿Sabes que odio que me lleven la contra no?

- Lo sé, pero también sé que esto será para mejor… para nuestra familia. Y ahora – el joven le dio una rápida mirada a Thomas antes de volverse a su novia -, creo que será mejor que te vayas antes de que se te haga más tarde.

- Hablaremos de esto cuando vuelva – él solo sonrió ante la tibia amenaza de su chica y asintió porque sabía que lo mejor era no seguir contradiciéndola.

- Lo haremos, lo prometo.

- Yo creo que lo que a ti te hacen faltan son un buen par de nalgadas, ha pasado mucho tiempo desde la última vez – la entrepierna de Isabella se humedeció del solo pensar a su chico rendido ante ella.

- No sé si…

- Nada de excusas, hoy en la noche quiero que te prepares, por tengo un buen castigo preparado para usted señor Cullen.

Edward lo meditó y sabía que no tenía caso contradecirla en esto también – Entonces será mejor que me prepare – le dio por fin la razón.

- Otra cosa más – la sonrisa pícara de Isabella se transformó en una mueca de preocupación -. ¿Hablarás con tu padre hoy?

- Sí… ¿o prefieres que lo hagamos juntos?

La castaña negó rápidamente con la cabeza – No, yo hablé sola con mi papá, tu puedes hacer lo mismo.

- Si quieres…

Isabella subió sus manos y las puso a cada lado del rostro de su novio – De verdad, está bien así amor, sé que también quieres hablar otras cosas con él ¿no?

- Exacto.

- ¿Cómo de tu renuncia a mi empresa?

Edward rodó los ojos pero le sonrió a su novia – Ya es tarde amor… ve antes de que se haga aun mas tarde.

- Bien… pero recuerda lo de esta noche – lo amenazó y él solo asintió.

Con un último beso a su novio, Isabella se subió al asiento trasero de su auto mientras Thomas sostenía la puerta para ella. Solo cuando su chofer estuvo en el asiento del conductor, le echó una disimulada sonrisa a su jefa, era tan parecida a su padre que incluso él, se sentía como un padre para ella.

- Ya llegamos Isabella – solo cuando estaban solos, él se permitía esas informalidades.

- Oh, bien – estaban en el estacionamiento cubierto y ella ni siquiera se había dado cuenta de que ya no entrara luz por su ventana -, gracias Thomas.

- Tengo que ir donde el señor Charlie, pero estaré acá en dos horas aproximadamente.

Isabella asintió pero aun así le pareció extraño – Claro, dile que más tarde lo llamó.

- Por supuesto señorita.

Aún algo desorientada por los últimos acontecimientos de su vida, Isabella entró a su imperio. La gente la miró mucho más que otras veces, pero aunque trataron de ser disimulados, no lo consiguieron, la castaña sintió cada mirada que recaía sobre ella, pero no tenía nada que hacer al respecto así que solo cuadró los hombros y se subió al ascensor que la llevó en nada al segundo piso en donde una Jane, bastante impactada la vio entrar.

- Oh, señorita… yo estaba tan preocupada – los ojos de la rubia se aguaron, porque no solo estaba verdaderamente preocupada por su jefa, sino que también se sentía malditamente culpable por haber acompañado a Edward al hospital, se sentía una traidora y esperaba con la cabeza gacha su despido.

- Estoy bien Jane – dar sonrisas no era cosa de Isabella, por eso que ni siquiera lo intentó -. Pero ahora me gustaría mucho que entraras conmigo a mi despacho y me pusieras al corriente de lo que ha pasado en mi empresa estos últimos días.

- Por supuesto.

La chica, ya tenía todos los papeles necesarios para informar a su jefa sobre los últimos acontecimientos, así que juntó todo y la siguió de cerca.

- ¿Quiere que te traiga su café?

Aunque el primer instinto de Isabella fue asentir, rápidamente desistió y negó con la cabeza – No, creo que será mejor cambiar el café por un vaso de leche… aunque no sé – cuando se dio cuenta que estaba divagando, negó con la cabeza y se sentó en su silla -. No quiero nada… y será mejor que empecemos luego con esto.

- Sí – Jane se sentó frente a su jefa y con las carpetas en sus piernas sacó la primera -. Ya comenzó la construcción del hotel de Las Vegas, aunque aún no tenemos nombre ya que usted dijo que lo cambiaria.

- Cierto – asintió Isabella sin saber aun como llamar -, tengo que pensar un poco más sobre el nombre.

- Bien, sigo… el departamos de Recursos Humanos ya comenzó con la preselección del personal, parece que tienen una muy buena base de datos y están con los estándares bien altos.

- ¿Estas buscando gente en Nueva York también?

- Sí, en Nevada está algo difícil, pero aun así hay buenos candidatos.

- Necesito que me reserves un pasaje a Nevada, quiero ver cómo van las obras por mí misma.

- ¿Para cuándo? – la chica comenzó a anotar por eso no vio la expresión de desconcierto de su jefa.

Tenía control con su ginecóloga al día siguiente en la tarde por lo que no podía viajar – Reserva dos cupos para el  miércoles en la mañana.

- Claro – aunque Jane trató de que no se notara su titubeo al pensar en que el asiento extra era para Edward, no estuvo muy segura de lograrlo. 

- ¿Y qué pasa con los Hoteles de Dubai?

- Hay un problema… están dispuestos solo a vender el sesenta por ciento.

- Quiero el cien – declaró la castaña -, así que comunícame por conferencia con Jamay en cuanto terminemos acá.

- Ahora… - Jane, revisó sus anotaciones y vio un par de puntos extras -, hay muchos papeles que debe firmar, unos cuantos contratos del nuevo personal que se ha ido contratando y Garrett dice que necesita hablar contigo por el balance comercial, dice que cambio unas cosas pero que necesita explicártelas.

- Dile a Garrett que bajé en cuanto terminé mi conferencia con Jamay – saber la utilidad real de su empresa era tan importante o incluso más, que otras tareas, por eso, aunque no quisiera ver a Garrett tenía que hacerlo.

- ¿Qué sigue?

- Eh… Edward Cullen renunció – el murmullo de Jane a penas y fue audible pero Isabella alcanzó a escucharla de lo más bien -, ya tienen firmado su finiquito pero como a usted siempre le gusta saber estas cosas antes de hacer cualquier cosa…

- Sí – Isabella solo asintió -, yo… está todo bien, que Recursos Humanos se encargue de ello.

Le dolía mucho saber que su novio ya no estaría trabajando para ella pero no tenía un Doctorado por su belleza, aunque él aun no le confirmaba nada, ella tenía serias sospechas sobre lo que escondía esa renuncia y pese a todo, lo entendía. Sabía lo difícil que debía ser para un hombre vivir bajo la ala de su chica, pero le agradecía que no manifestara su incomodidad frente a ella, y más que eso, se le inflaba el pecho de orgullo de saber que él estaba haciendo lo que consideraba correcto, porque si de algo estaba segura Isabella, es de que la decisión tomada por Edward, se basaba principalmente la vida que se estaba formando en su vientre.

- ¿Algo más? – cambió el tema lo más rápido que pudo.

- Sí, este… llamaron de People y Forbes, ambas revistas quieren entrevistarte.

La castaña puso el lápiz que tenía en su boca, ese era un gesto innato que acostumbraba a realizar cada vez que meditaba algo que la ponía nerviosa. Esta vez no era la excepción, ni siquiera había pensando en la posibilidad hasta que escuchó a Jane.

- ¿Quién llamó de Forbes?

- Sebastian – contestó la rubia -, pero le dije que no te molestara, no te preocupes.

- Bueno, entonces llama a Sebastian y dile que me mandé la lista de preguntas antes de la entrevista y que no quiero sorpresas.

- ¿Qué?

Que la boca de Jane no haya llegado al suelo se debió solo a que su mandíbula era muy pequeña.

- Eso, que antes de la entrevista, necesito revisar las preguntas para que no hayan sorpresas.

- Pero… ¿eso quiere decir que harás la entrevista?

- Muy perspicaz Jane – se burló la castaña del desconcierto de su secretaria.

La chica rubia asintió pero solo por instinto, rápidamente volvió a su estado de negación, de alguna forma, llegó a pensar que habían cambiado a su jefa por otra persona.

- ¿Estás segura?... Isabella, tu nunca has estado a favor de esto y si te lo comenté es porque estaba en la agenda, pero…

- ¡Jane! – la castaña cortó el discurso de su secretaria. Cuando obtuvo su atención le sonrió -, ya te dije que quiero hacerlo.

- Bien, hablaré con Sebastian entonces.

Isabella volvió su vista a la carpeta que estaba frente a ella pero solo por un segundo – Una cosa más Janes… dile a Sebastian que no solo le daré la entrevista, dile que también le tengo una exclusiva.

- Bien – Jane asintió mientras tomaba notas - ¿Sobre Swan S.A.?

- No – la castaña negó mientras aumentaba la sonrisa en su rostro -, es una noticia de mi vida personal.

- ¿En Forbes?... Isabella… ¿estás segura de esto? – pese a todo los últimos acontecimientos, la rubia seguía estimando a su jefa y este cambio de actitud en ella la estaba comenzando a preocupar.

- ¿Qué? – la chica se encogió de hombros dejando de lado un poco de su buen humor -, ¿prefieres que le dé una entrevista a People?... no, ese no es mi mundo… mi mundo es este y Forbes se llevará la exclusiva de mi embarazo.

Como la castaña había agachado la vista hacia sus papeles, no notó como el rostro de su secretaria se desencajaba por completo - ¿Qué dijiste…? – la rubia tuvo que pasar saliva por su garganta la cual se secó mientras sus lagrimas se agolpaban en sus ojos -, ¿estás… embarazada?

- Sí.

Aunque Isabella no tenía intenciones de sentirse mal por Jane, aún así no pudo evitar hacerlo, sabía que la joven tenía una especie de enamoramiento por su novio pero no había nada que ella pudiera ni quisiera hacer. Lo lamentaba, pero no era un mártir para renunciar a su felicidad tan bien correspondida y ganada.

- Bien… entonces hablaré con Sebastian. Eso ya lo dije – lo último solo lo murmuró mientras anotaba palabras que ni ella misma entendía en su libreta.

- Jane – la chica levantó la vista para ver a su jefa -, de más está decirte que por el momento la noticia es confidencial, solo nuestra familia está al tanto.

- Por supuesto señorita Swan, no diré nada.

- Gracias. Y ahora, por favor, comunícame con Jamay y dile a Garrett que bajé.

- En seguida.

Cuando la chica ya iba en la puerta, Isabella la llamó – Jane – la chica rubia se volteó rápidamente -, muchas gracias por todo.

Como parecía ser el día de las sorpresas, esta vez, Jane supo contener su sorpresa y atinó a sonreír con rapidez.

.
.
.

Edward Cullen nunca había dejado de llegar a dormir a su casa sin avisarle a su padre y anoche había sido la primera vez, así que estaba algo reticente sobre la reacción que tendría su padre cuando lo viera llegar.

Solo bastó que metiera la llave en la cerradura para que su padre terminara por abrir la puerta.

- Oh, Edward, por fin – Emmett se acercó hasta su hijo y lo guió hasta la sala -, menos mal que llegas, me tenias muy preocupado.

- Lo siento, fui a ver a Bella a la casa de su padre y…

- Sí, Charlie me llamó anoche y me puso al corriente sobre algunas cosas pero me dijo que habían un par que solo tú me podías decir… ¿es algo malo? – el rostro de Emmett se retorció mientras esperaba la respuesta de su hijo.

Solo cuando Edward sonrió con timidez, el hombre relajó sus hombros – No, de hecho es algo muy bueno.

- ¿Volviste con Bella?

- Sí – la sola mención del hecho lo hizo sonreír -, pero hay algo más, algo importante. Bella está embaraza.

La agilidad de Emmett había aumentado desde que comenzó a tener mayor actividad en su día a día, por eso, no tardó nada en llegar hasta donde su hijo y rodearlo con sus brazos. Ninguno dijo nada, solo disfrutaron de un abrazo bien apretado que demostraba todo lo que estaban sintiendo.

- Vas a ser papá… y yo voy a hacer abuelo – se separaron solo para poder verse a los ojos -. Rosalie estaría tan orgullosa de ti hijo… no, estoy seguro de que lo está, ya verás como ella se encargará de cuidar de Bella y su hijo.

Edward tragó el nudo emocional que se le formó en la garganta – Hay más… quiero aceptar el trabajo del que me hablaste.

- ¿En el banco? – Emmett frunció el ceño demasiado confundido en el momento -, Edward si te lo mencioné fue solo por compromiso con el señor Larson, yo sé muy bien que trabajas en Swan S.A.

- Ya no más – habló el cobrizo -, renuncié ayer.

- ¿Qué…?

- En cuanto me enteré del embarazo de Isabella y salí del hospital, me di cuenta que necesitaba comenzar a tomar ciertas decisiones y una de esas era dejar de trabajar para ella, sé que soy capaz de muchas cosas y si mi relación con ella sigue como ahora, algún día volveré a trabajar ahí. Pero antes, necesito demostrarme que puedo trabajar para alguien con quien no estoy involucrado sentimentalmente.

- Hijo, ese trabajo ni siquiera es seguro. El señor Larson lo mencionó porque yo le hablé de ti, pero nunca dijo que fuera seguro… de hecho, sabes muy bien que él no tomará la decisión, solo le está haciendo un favor a un amigo que le preguntó por posibles postulantes.

- Y eso es lo que quiero – señaló el joven -, un trabajo en donde no conozca a nadie, en donde pueda destacarme por mi mismo.

Emmett suspiró y negó con la cabeza - ¿Te das cuenta que muy pronto el embarazo de Isabella estará en todos los periódicos?, la gente querrá saber quién es el padre y eso te pondrá a ti en el ojo del huracán.

- Y en cualquier lado estaré mejor que bajo su protección padre  - Edward descruzó sus piernas y apoyó sus codos en sus rodillas -, no quiero que ella lea cosas sobre como soy un mantenido y se vea obligada a defenderme.

- Tu sabes muy bien que te has ganado tu lugar en Swan S.A., más allá de quien sea tu novia.

- Padre… necesito hacer esto, de verdad – Emmett suspiró pero siguió negando con la cabeza -, ¿me ayudarás?

- Sabes que lo haré – el hombre se puso de pie y rebuscó en su libreta que estaba al lado del teléfono hasta que encontró la pequeña tarjeta de visita que estaba buscando. Llegó al lado de su hijo y se la dio -. Ese es el número al que tienes que llamar para pedir la entrevista.

- Gracias.

Edward se levantó y fue hasta el teléfono de red fija a discar. Desde que el médico entró en la habitación de Isabella para informarles sobre su embarazo, él supo que necesitaba cambiar ciertas cosas y quizás el cambiar de trabajo no era lo mas importantes en esos momentos, pero iba a ser padre y necesitaba demostrarle a su hijo que era capaz de obtener las cosas por sí mismo, sí, sabía que el trabajo en Swan S.A. lo obtuvo con merito propio, pero también sabía que las oportunidades que se le había dado venían condicionadas por el hecho de quien era su novia.

Cuando le contestaron el teléfono, habló con Mitchell Green, el Director Comercial del Banco de Nueva York, estaban a la búsqueda de alguien que se encargara de la sección de cuentas personales, alguien con experiencia pero no con tan altas expectativas ya que era un trabajo bien remunerado pero también bastante monótono. Hablaron por unos minutos en los cuales afinaron algunos detalles de la entrevista que se llevaría a cabo esa misma tarde, el señor Green llevaba bastante tiempo buscando a alguien adecuado para el cargo y Edward le había parecido un buen candidato aunque aun tenía que pasar su entrevista.

Esta vez, Edward tuvo un poco más de donde elegir mientras se preparaba para su entrevista, su única camisa roída y sus zapatos que no le calzaban bien ya eran cosa del pasado. Por eso mismo, necesita demostrarse a él que esos cambios se los había ganado, por algo más que por su sumisión en la cama.

- ¡Dios!

Se sentó al borde de la cama y todas las dudas volvieron a caer sobre él. No le molestaba de ninguna forma su sumisión natural, él sabía cómo era y aceptaba que Isabella fuera quien llevara los pantalones en esa relación, pero eso no quitaba que se le hiciera difícil como hombre aceptar que también tenía que ser ella quien le pagara el sueldo y proveyera a la familia que estaban comenzando a formar.

Quería comprarle un anillo pero de ninguna maldita forma en este mundo iba a permitir que el dinero saliera de su bolsillo, por más que él se lo hubiera ganado.

- Un hombre se define por quien realmente es y no por lo que los otros ven en él – murmuró para infundirse ánimos.

Terminó de arreglarse y aunque estaba nervioso, no lo estaba tanto como hace casi un año cuando fue a su primera entrevista de trabajo. En la sala, lo esperaba su padre quien, pese a que se trató de hacer el loco, entendió bastante bien el origen de los temores de su hijo.

- Hijo, quiero que sepas que pase lo que pase Isabella sabe muy bien quién eres y lo que vales y además… eso de que es el hombre quien debe proveer es cosa del pasado, ahora las cosas se comparten así como también los deberes y las responsabilidades.

- Lo sé… pero necesito comprobarlo también.

- Y lo harás.

Con una palmadita de ánimo en su espalda, Edward salió de su casa rumbo al Banco de Nueva York.

- Hola – le habló a la recepcionista -, tengo una reunión con el señor Mitchell Green.

- ¿Su nombre?

- Edward Cullen – respondió él mientras paseaba su mirada por todo el lugar.

La recepcionista comprobó que el nombre del chico estaba en un recado del señor Green así que lo hizo pasar – Es la tercera puerta del lado izquierdo.

- Muchas gracias.

Con los nervios a flor de piel, Edward entró a la oficina de Mitchell Green, él era un hombre un tanto bajo, con muy poco cabello y que debía rondar los sesenta años. Pero pese a su apariencia algo aventajada, tenía una sonrisa que lo hacía ver de confianza.

- Buenas tardes Edward – le tendió la mano y el joven la aceptó.

- Buenas tardes – respondió él.

El señor Green apuntó la silla frente a él – Toma asiento y cuéntame alguna cosas… ¿Cuál fue tu último trabajo?

- Trabajé en Swan S.A., es un Holding y…

- Sí lo conozco – Edward quiso rodarse los ojos, todo Nueva York sabía de Swan S.A. -, ¿y por que dejaste de trabajar ahí?

¡Rayos!, Edward se quiso golpear, se había preparado para muchas preguntas, llevaba una carpeta con referencias de sus habilidades e incluso habia conseguido una carta de recomendación del señor Scott, estaba preparado para todo… menos para explicarle a un extraño los motivos de su renuncia a Swan S.A.

- ¿Personales?

Aunque su idea no era que su respuesta sonara como una pregunta, no pudo evitarlo.

- ¿Personales?... ¿a qué te refieres?

Luego de una respiración profunda, Edward comenzó a relatar una versión resumida de su vida desde que había sido aceptado en Swan S.A., para cuando la entrevista concluyó, no solo el señor Green había llenado el cargo que tanto le urgía, sino que Edward había encontrado la forma de demostrarle a todos que podía hacerse caso de su familia…

Y que muy pronto juntaría el dinero para ese anillo que deseaba poner el dedo de su novia.


_______________________________________

Besos, Joha!!!

23 comentarios:

  1. omg!!! eso es una bomba, mejor dicho un arma de doble filo, por ke ke es lo ke pasará cuando sus enemigos se enteren ke la cobra está embarazada????v obvio se volverá un blanco vulnerable

    ResponderEliminar
  2. OMG, que habrá hecho cambiar a La Cobra, será Ed??
    Yo quiero es saber que pasó con Renné :@

    ResponderEliminar
  3. awwww.... no quiero hacerme ilusiones...

    ResponderEliminar
  4. Aaaaahhh!!! Lo gritará a los cuatro vientos, qué bueno!! No me la imagino en otra revista, en todo caso.

    ResponderEliminar
  5. solo espero que esto no se convierta en un problema por que de seguro va a ser un arma para sus enemigos

    ResponderEliminar
  6. Ahhhh bella soltaraaaa la noticia de que está embarazada..estará cambiando por que está nuevamente con edwardd mmmm...veremos que sucede cuando leamos el capitulo completo tu siempre nos sorprendes...jajajaja!!!!!besos que tengas una buena semana!

    ResponderEliminar
  7. Whooo yo creo que estar bien con Edward y que la mama no esta viva creo que por eso...

    ResponderEliminar
  8. su estado la hace vulnerable y cambiante!!!!!!, espero q edward este detrás de todo esto!!!!! ellos deben de estar juntos no??????? espero el cap pronto!!!!

    ResponderEliminar
  9. Mierda mierda mierda, donde esta esa mala noticia de la que habla charlie?? Algo me huele muy mal por aca. Solo espero que la entrevista no se vuelva algo negativo para todos u.u

    ResponderEliminar
  10. Ame este cap!!! Me encanta que Edward tenga esta actitud!!


    Karla cullen hale

    ResponderEliminar
  11. Hola Joha me encanta que las cosas vayan mejorando con Edward y Bella que bueno que Edward consiguio el trabajo espero que pronto pueda comprar ese anillo que quiere darle a Bella y en cuanto a Renne mero por saber que fue lo que realmente paso con ella por favor hasta el siguiente capitulo
    saludos y abrazos desde México

    ResponderEliminar
  12. Me encanta cuando las cosas van bien entre ellos y entiendo perfectamente la actitud de Edward al querer buscarse un trabajo ajeno a Swan S.A porque siempre ha sido ambicioso y el conseguir las cosas por sí mismo en este momento es importante para él

    ResponderEliminar
  13. La cobra ya no es tan cruel me encanta aun que tambien puede ser una debilidad

    ResponderEliminar
  14. Holaaa Joha excelente que puedo decir edward me encanta como quiere cambiar de trabajo por que le va a hacer bien así mismo aparte que no quiere que piensen que es un mantenido y demás está haciendo algo por el mismo y lo veo perfecto me alegro por edward me gusto el capitulo...y Ahh cuando salga en las noticias el embarazo de la cobra uff se armara un terrible revuelo...!!!!!! Gracias Joha...que tengas una buena semana...! Besos! Y queeeee maravillosoooo que estenn juntoss siiiii!!!

    ResponderEliminar
  15. Ohhhhhhhhhh que lindooooo Edward ojala salga todo bien en el capitulo que viene xD

    ResponderEliminar
  16. me encanta parece que estos dos por fin ya estan juntos... la actitud de edward me gusta es muy valiente y la cobra debe de estar orgullosa... quiero leer el proximo capitulo yaaaaa... es emocionante comova avanzando la historia.

    un besito y cuidate

    ResponderEliminar
  17. Me encantó! muy buen capitulo.... Besos Joha!

    ResponderEliminar
  18. ay!! cristo santo!!!!!!! la bella cobra esta en la cima de la felicidad!!! un hijo del amor!!! del amor q ella se había negado!!!!!!!!! ahora esta a flor de piel!!!, ed luchando por su familia!!!!!! dios como amo a ed!!!!!!!, esto esta maravillosamente intenso!!!!!!, ya quiero una noche de sumisión total!!!!! se lo merecen este par de enamorados!!!!!, publico!!! todo se hará publico!!!!!!!, bella estará vulnerable, pero tiene a su gladiador q luchara por ella y su hijo!!!!!!!!!, un cap endemoiniadamente apasionado!!!!!!!! mil besos bella Jo!!!!!

    ResponderEliminar
  19. La actitud de Edward la encuentro fascinante y esa característica suya de hombre luchador, uff me enamora y no se porque, sera un gran impacto que La Cabra anuncie su embarazo va a dejar a muchos con la boca abierta.

    Gracias por el cap.

    ResponderEliminar
  20. sumiso y luchador, dos polos opuestos en un mismo hombre! fascinanteee! me encanto el cap!! graciasss!!!

    besitosssssssssssssss

    ResponderEliminar
  21. morireee.... esperando la sublime negativa de acompañarla al viaje... ajajaja sera divertidooo....

    ResponderEliminar