domingo, 24 de marzo de 2013

Vuelve a vivir - Capítulo 32

Capítulo nuevo!!

Summary: Isabella creía tener todo seguro, una chica sencilla con una novio que la ama y un bebé en camino… ¿Qué puede salir mal?... mucho, un trágico accidente puede arruinarles la vida. M por lemmons ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.

Capítulo 32

- Bella, lo siento…

- ¡Ey! – aunque mi voz sonó relaja como quería, por dentro me estaba muriendo de dolor -, somos grandes, sabía que esta era una posibilidad y no te juzgo… solo que no quería quedarme con la duda.

- ¿De qué estás hablando?, ¿Fuiste tú quien me dejó? – miró hacía el resto de la gente y apretó sus labios, pero de nada sirvió -, no entiendo… ¡Dios Bella!, ¡A pasado más de un año!

Cuando se dio cuenta que había alzado la voz más de lo políticamente correcto, me tomó por el brazo y me arrastró hacía un balcón, lejos de las miradas curiosas. La brisa de Los Ángeles a penas y dejaba sentir el aire helado de la noche, pero por instinto me abracé, no fue por frio, solo fue por sentirme un poco reconfortada.

- Lamento mucho si te estoy causando problemas, pero… no racionalicé bien antes de venir – eso no era del todo cierto pero él no tenía porque saberlo.

- Mira Bella – lo vi bien apoyaba su espalda en la baranda y flexionaba sus brazos sobre su pecho. Me distraje por un segundo -, no quiero hacerte sentir mal pero… estuve mucho tiempo en un estado que… - comenzó a negar con la cabeza y en un momento se estremeció como si estuviera recordando algo realmente desagradable -, y no quiero volver a eso.

- ¿Yo te puse en ese lugar?

Él me dio una sonrisa que aunque era hermosa, no me reconfortó – Yo mismo me puse ahí… desde el momento que traté de reemplazar a Jasper.

- No, nunca trataste de reemplazar a Jasper – quise acercarme pero él, tan frio y distante no me dio la confianza suficiente -, sabes que las cosas no fueron así… yo, poco después de que te fueras – pasé el nudo de mi garganta y procuré retomar el hilo de mis ideas -, no pasé por mi mejor momento, Eleazar me convenció de ir al médico y descubrí que tenía… tengo – me corregí -, de depresión.

- ¿Qué?

Él, por fin distendió sus brazos pero aun así no se acercó hacía mí, pero por lo menos lo sentí algo más cercano.

- Parece ser que quedé con un grado de depresión después de lo de Jasper que se ocultó en cuanto tu entraste a mi vida, me hiciste bien por mucho tiempo, pero en cuanto tuve a los mellizos… - negué con la cabeza -, todo explotó como una enorme bomba, ya no pude contener mas todo lo que estaba pasando y me descargué contigo.

- ¿Ahora, estas bien?

- Mucho mejor – le sonreí -, he estado yendo a terapia y las cosas han ido mejorando.

- Eso está muy bien – asintió -, ¿Cómo…?

No necesité que terminará la pregunta – Ellos están bien.

- Supongo que no me recuerdan – vi un dejo de melancolía en sus ojos, por eso no pude ocultarle la verdad.

- Quizás no se acuerdan muy bien – reconocí -, pero de alguna forma lo hacen… le pusieron tu nombre a su oso de peluche, bueno, tu apodo… le pusieron Eddie.

- Oh – un sonido fue todo lo que salió de sus labios.

Desde ahí todo se volvió muchísimo más incomodo, así que entendí que era el momento para salir, para siempre de la vida de Edward.

- Si quieres verlos… puedes hacerlo, ¿lo sabes no?, son tu familia después de todo – podría haber dicho que eran sus sobrinos, pero siempre iba a considerar a Edward algo más que solo el tío de mis hijos.

- Gracias.

- Bueno – comencé con mi despedida -, sabes donde vivimos así que solo tienes que pasarte por ahí, y… Alice es muy linda, solo espero que ella te haga mejor que yo.

Le di una sonrisa porque Edward se la merecía, él se merecía que lo último que viera de mi en el plano de nuestra relación, fuera una sonrisa.

Me di media vuelta pero antes de llegar a la puerta me giré, aún con mi sonrisa plasmada – Si lucho por ti… ¿tengo alguna posibilidad?

Su rostro, hasta el momento impasible, de pronto se contrajo como si hubiera mordido un gajo de limón.

- Bien, entonces tomaré ese silencio como sí… una de las cosas que he aprendido en terapia, es a reconocer mis sentimientos, y aunque lo siento por Alice… no puedo darme media vuelta e ignorar que aun te amo.

Salí de ahí lo más rápido que pude ya que mi cambio de decisión de última hora me había dejado desconcertada incluso a mí misma. Pero ya suficiente había dejado que Edward tomara las decisiones por los dos y si era sincera, aún veía algo de amor por mí en sus ojos, así que si tenía una oportunidad con él, iba a saberlo muy pronto.

Dejar el recuerdo de Jasper atrás había sido difícil, pero hoy, por vez mil quinientas, podía decir, por fin y definitivamente. Que aceptaba su muerte y aceptaba seguir avanzando, solo que para seguir avanzando necesitaba a Edward conmigo.

En cuanto crucé el umbral de mi casa y me encontré con mi madre, supe que ella tenía una muy buena sospecha de mi reciente paradero, pero no dijo nada y yo se lo agradecí. Cuando pasé por el cuarto de mis hijos y los vi durmiendo, por un segundo tuve una buena idea de cómo atraer de nuevo a Edward hacía mí, pero así como lo pensé la rechacé, yo no pensaba utilizar a mis hijos, esta era una batalla mía.

Por último, si no podía reconquistarlo sentimentalmente enseguida, haría todo lo posible para recuperar su amistad, me conforma con estar al lado de Edward aunque fuera como su amiga.

.
.
.

Me puse el último pendiente y alisé mi vestido, el sol brillaba más que nunca, fruncí los ojos al mirar por la ventana.

No quería hacer esto, me sentía mal, me dolía todo, pero lo había prometido como amiga… amiga, que dolorosa sonaba esa palabra cuando uno quería ser más que amiga.

Ya habían pasado tres meses desde que me reencontré con Edward y aunque nuestra relación fue muy lenta en un principio, hoy por fin podía decir que éramos amigos… maldita sea, amigos, como odiaba esa palabra.

En mi casa ya todos estaban listos, me acerqué hasta mis hijos y le acomodé los bucles a Serena y la pequeña pajita a Marty.

- ¿Lista Bells?

- Claro – respondí con mi mayor esfuerzo para que mi madre no notara mi malestar.

El camino a la iglesia fue una tortura, no quería ver a Edward y menos en un día como hoy, pero tenía que estar ahí, a su lado… como amiga.

Cuando llegamos ya había una buena cantidad de gente y él… mi mejor amigo. En cuanto lo vi se me olvidó todo lo que había estado sintiendo durante los últimos días, me acerqué a él y le sonreí para que viera que estaba a su lado, apoyando en el día más importante de su vida… el día de su matrimonio.

- Bella, menos mal que llegas, pensé que no vendrías – me dio un abrazado bastante más apretado de lo normal.

- ¿Y porque no vendría? – aunque mi pregunta fue retorica, él asintió. Se separó de mí y me miró a los ojos.

- Lo siento, si prefieres no entrar…

- No, esto está bien – me crucé de brazos y comencé a mirar – Estoy bien, es solo que… no entiendo aún como tú y ella…

- Ya te lo expliqué Bella, la amo y… lamento si esto te molesta pero… ¡Dios! – se pasó las manos por sus cabellos -, no quiero verte mal hoy Bells, y si de verdad prefieres…

Le sonreí pero dejé de hacerlo en cuanto por mi visión se cruzaron Esme y Carlisle, los vi acercarse hacía nosotros sin poder hacer nada por huir de ahí.

- Querido… te estábamos buscando.

Rodé los ojos ante la actitud de Esme, ignorándome – Esme, Carlisle – asintió él.

- Alec – Carlisle estiró su mano y saludó a mi amigo -, supongo que ahora puedo darte oficialmente la bienvenida a la familia.

Mi amigo sonrió algo nervioso, le di la mano solo para reconfortarlo – Aún no, mira que Alice aún está a tiempo de arrepentirse.

- Oh, no querido, ella jamás lo haría, te ama de verdad… no te dejaría jamás.

Esme es mi hermana, eso quiere decir que el tema de que sea mayor que yo y le deba respeto queda obsoleto ¿o no?, bueno, si no era así no me importaba, teníamos algunos temas que aclarar.

- Esme – la llamé con voz de mando -, acompáñame por favor, tenemos que hablar.

- Que irrespetuosa, ¿no ves que…?

No me importó, la tomé del brazo y comencé a arrastrarla por entre los invitados, ella se mantuvo callada, sabía que no le convenía armar un escándalo delante de toda su familia.

¡Dios!

¿Podía tener peor suerte?

De todas las mujeres del mundo, Alec justo se tuvo que fijar en Alice, prima de Edward, sobrina de Carlisle y chica demasiado simpática para ser Cullen. Si tan solo ese día no hubiera arrastrado a mi amigo a ver a Edward, sabía que él iba a estar en el Starbucks de la esquina de su casa porque él me lo había dicho, tenía una reunión con su prima y le gustaba ese lugar, iban a estar bastante tiempo ahí, por lo que en cauto estuvimos libres de nuestros turnos, tiré de Alec y lo obligué a acompañarme.

No por nada él se había ofrecido de casamentero con nosotros, tenía que estar ahí.

Y se enamoró.

Solo bastó que se viera con Alice para que saltaran las chispas y todas esas cosas. En un principio pensé que solo era algo pasajero, pero ahora, luego de tres meses, estaba esperando para verlo casarse.

¿Lo malo?

Que Alice no solo era prima de Edward, sino también la sobrina favorita de mi hermana Esme.

- ¿Podrías soltarme?, casi me dislocas el brazo – solté a Esme y ella inmediatamente comenzó a sobarse el brazo.

- Se acabó Esme – hablé con voz firme -, tienes que parar tu mierda, no es mi culpa que mi papá me haya tenido y me haya querido, pero si tu quieres pasar la segunda mitad de mi vida odiándome por eso, es tu tema. ¡Somos hermanas!

- ¡Dios!, ¡Tú no eres mi hermana!

- Lo somos – la contradije -, tuvimos el mismo padre y eso nos convierte en hermanas, sin importar el resto.

- ¿Sabes? – se encogió de hombros -, no me importa, no somos hermanas y punto.

Cerré los ojos antes de jugar mi última carta – Entonces supongo que tampoco te importan tus nietos, lo digo por todo este tiempo que ha pasado y no te has acercado a ellos.

- ¡Eso es mentira!, sí que me importan pero no me he acercado a ellos porque aún son muy pequeños y lo único que deben querer es estar con su mamá… cuando sean más grandes…

- Esa es la peor excusa de la vida. Pero ¿sabes? – alcé las manos solo para demostrar mi inconformidad -, si no quieres ser parte de sus vidas yo no pienso obligarte, solo te pido que si alguna vez te los topas, les muestres el mínimo de respeto.

Me di media vuelta esperando porque ella me detuviera, pero no lo hizo, así que traté de alejar todo lo que Esme significaba y tomé el camino de vuelta a la iglesia, pero antes de llegar lo vi de pie, mirándome.

- ¿Qué tanto escuchaste?

- Lo suficiente para saber que mi madre nunca cambiará.

Vi la nostalgia en sus ojos así que sin pensarlo, lo tomé de las manos – Dale tiempo, ya verás que cuando los mellizos sean más grandes…

- No la defiendas, ella es así… pero es mi madre – se encogió de hombros -, no puedo odiarla.

- Y no deberías hacerlo, solo dale tiempo.

Él me sonrió y mi corazón se derritió, en estos últimos tres meses habíamos tenido más momentos de los que quisiera, yo me perdía en sus ojos y él en los míos pero por más que trataba de avanzar, él no me dejaba.

Su relación con Serena y Marty era como si no se hubiera visto interrumpida, ellos lo quisieron desde el primer momento en que lo volvieron a ver y de alguna forma, sé que veían en él esa figura paterna que tanta falta les hacía.

- Ya es tarde, deberíamos entrar…

Quise dar un paso pero me detuve, él seguía apartándome cuando pareciera que la tensión de siempre se hacía aún más densa.

- Sí, claro… - Edward puso su brazo en forma de jarra y me complací al sentirlo tan cerca de mí.

Juntos y de esta forma casi podíamos pasar por una pareja, pero no lo éramos, éramos solo amigos.

Volvimos al frontis de la iglesia justo en el momento en que el auto de Alice se estacionaba en la entrada.

- ¡Edwa! – mi hijo, se soltó del agarre de mi madre y corrió hacía nosotros.

Serena lo siguió de cerca, corriendo lo mejor que su equilibrio le permitía - ¡Vinite!

Edward se olvidó del mundo y se concentró en los mellizos, los tomó a ambos, sé que pesaban y que era un gran esfuerzo pero él no lo demostró.

Alice se bajó de su auto, se veía hermosa y aprovechando que Edward estaba con los niños, me acerqué hasta Alec que prácticamente tiritaba de los nervios.

- Tranquilo… todo saldrá bien – le murmuré a mi amigo en cuanto llegué a mi lado.

Él no me respondió pero le dio una mirada a Edward que hablaba en esos momentos con los chicos – Para ti también.

Me guiñó un ojo y se giró para entrar a la iglesia.

La ceremonia fue hermosa en muchas partes pero cuando terminó no pude sentirme más agradecida, no era gran fan de las misas. Pero por lo menos estaba sentada junto a Edward a mis hijos.

Cuando Alec levantó el velo de Alice y la besó, no pude evitar que las lagrimas se acumularan en mis ojos, la forma en la que ellos se veían eran muy similar a como nos veíamos con Edward, pero la diferencia es que ellos estaban cumpliendo su sueño de estar juntos y nosotros… nosotros solo somos amigos.

- Jamás hubiera pensando que terminaría emparentado con Alec – me dijo Edward al mismo tiempo que comenzaba a aplaudir.

- Son felices.

- Eso se nota – comentó él con una sonrisa al ver que mi amigo no soltaba el rostro de su prima.

- ¡Beso! – gritó Marty provocando risas en su hermana.

- Beso – repitió ella y miró a Edward.

- No cariño, tu eres muy pequeña aún, cuando tengas unos treinta años podrás recién pensar en experimentarlo.

Sonreí como tonta, él era tan padre de ellos.

A la fiesta, nos fuimos con Edward en vez de con mi madre y Eleazar. Los niños iban en las sillas que él les había comprado y hablaban animadamente, sabía que no iban a aguantar mucho más pero por ahora estaban con todo el ánimo.

- Supongo que estaremos poco, los chicos caerán rendidos dentro de nada – murmuré.

- Yo… - Edward iba con su vista en la carretera pero la desvió por un segundo para verme -, renté una habitación en el hotel, no es bueno conducir cuando se ha bebido y…

- Oh, supongo que es una buena idea.

Él solo me sonrió sin decir nada más.

.
.
.

La fiesta era lujo puro, no por nada la había organizado Alice con la ayuda de Esme, por lo menos ella tendría la posibilidad de organizar algún matrimonio, ya que…

Luego de la cena movieron todo para dejar la pista de baile libre pero mis niños ya estaban a punto de caer rendidos así que me preparé para llevarlos arriba.

- Serena, cariño… creo que ya es hora de dormir.

- No… yo teno… - de pronto, sus ojitos que se estaban cayendo de cansancio se abrieron y cobraron vida.

- ¿Qué cariño? – ella estaba en su sillita y de entremedio sacó una nota

Es una hermosa noche… ¿quieres contar las estrellas conmigo?

No necesité que la nota llevara firma, porque reconocí enseguida la letra - ¿Edward te dio esto?

Ella no me hizo caso y comenzó a jugar con un pequeño cascabel que le había traído.

Miré a mi madre y le pedí con la mirada que la cuidara, cuando me sonrió me levanté y comencé a buscar a Edward que estaba con Marty, pero antes de encontrarlos, me topé con Alec quien llevaba en brazos a mi hijo.

- ¿Qué está pasando Alec?, ¿Dónde está Edward?

Él se encogió de hombros y removió a mi hijo entre sus brazos – Vamos campeón, dale a mami lo que tienes para ella.

- Toma – él me entregó una nota igual a la de su herma y se fue riendo en los brazos de mi amigo, la desdoblé y me encontré con la misma letra.

Te estoy esperando en el patio trasero, ¿o tienes miedo de estar a solas conmigo?

Miré por todos lados hasta que encontré la puerta para salir al patio. Pero no vi mucho, todo estaba oscuro y… de pronto, un montón de pequeñas luces se prendieron creando un ambiente casi como de película.

- ¿Edward? – pregunté al viento ya que no lo veía por ningún lado.

- No te he dicho lo hermosa que te ves esta noche.

Me giré y en medio de la pérgola, estaba él, tan hermoso como siempre - ¿Qué haces ahí? – le pregunté.

- Ven – estiró su mano y me ayudó a subirme con él.

En cuanto nos paramos en el medio, la parte del centro comenzó a girar lentamente.

- ¿Qué…? – me asusté un poco pero él me tomó con fuerza entre sus brazos.

- Una vez, vi en una película una escena final similar a esto y… pensé que era un buen final… o comienzo para nosotros – me aferré a él con mayor fuerza cuando mi corazón comenzó a latir con mayor fuerza -, porque aunque me encanta ser tu amigo, no creo que podamos seguir así… ya no más Bella.

Me separó de él pero aun así, no fui capaz de mirarlo a los ojos.

- Mírame por favor – con esfuerzo y comiéndome las lágrimas lo vi.

Él me sonrió y acarició mis mejillas antes de agacharse y apoyarse en una sola rodilla - ¡Oh Dios mío! – me llevé las manos al rostro y me lo tapé.

- Te amo, lo sabes, te amo incluso antes de conocerte y aunque sé que siempre Jasper tendrá una parte muy importante en nuestros corazones, sé que ya lo olvidaste y que ahora, luego de tantas idas y venidas, por fin llegó el momento de que nosotros seamos felices.

- Edward… - gemí pero sin ser capaz de decir nada más.

- Si no te pedí matrimonio antes creo que era porque a mí también me falta mucho, perdonarme y perdonar a mi hermano. Ahora todo eso ya quedó atrás, así que… Bella, amor… ¿quieres ser mi esposa?

- Sí.

Aunque hablé bastante bajo, él me escucho, deslizó el anillo en mi dedo y se levantó para alzarme y darme vueltas.

Su beso me llenó por completo, no necesita nada más de él que saberlo a mi lado, pero ahora, con su anillo en mi dedo, podía decir que era completamente feliz.

- Te amo – murmuré antes de volver a tomar sus labios.

Y tenía razón, este no era un principio ni un final, solo era yo… volviendo a vivir.

__________________________

Besos, Joha!!

23 comentarios:

  1. Ay Diossssss!!! es el final?!?!?!? T-T

    ResponderEliminar
  2. este es el final... porfis dinos joha...

    ResponderEliminar
  3. Ooooooooohhh , que lindo capiiiiii *.* , espero que ahora puedan ser feliceees y disfrutar su amorss. Quiero saber que pasa ahoraaa!! jajaja. Cuídate Joha :)

    ResponderEliminar
  4. Joha, carnino, por fa por fa, que no sea el final

    ResponderEliminar
  5. omg!!! me hace muy feliz!! de verdad amo esta historia!!

    ResponderEliminar
  6. a pesar q deteste a bella casi todo el fic, me gusto el final :)

    ResponderEliminar
  7. Hola Joha estubo padrisimo, me encanto la forma en que lo escribiste pense relmente que era Edward el que se casaba, pero me equivoque espero que este no sea el final de esta historia creo que tienes de donde sacar mas. Gracias :)

    ResponderEliminar
  8. Nooooo!! Por favor que este no sea el final....
    Hermoso capítulo, hasta me dolió el estómago cuando pensé que era Edward quien se casaba jajaja
    Muchas Gracias :)

    ResponderEliminar
  9. ME TENIAS UFF Y PERO POR FAVOR QUE TODAVIA NO SEA EL FINALDESPUES DE TANTO SUFRIR NO PENSE QUE EDWARD SE CASABA Y LUEGO QUE NO QUE ERA ALEC ME DEJASTE SHOCKEADA JAJAJAJ SALUDOS HASTA PRONTO martha

    ResponderEliminar
  10. Qué bonito el capítulo, aunque al principio me asusté con el tema de la boda, no me lo podía creer, jejeje espero que este no sea el final porque quiero ver una reconciliación en toda regla

    ResponderEliminar
  11. hola k tal??
    me encanto el capitulo..menos mal estos por fin estan juntos por poco y me da un infarto pensando que era edward quien se casaba.... alec y alice jajaja...
    te quedo precioso el capitulo.. hechare mucho de menos leer esta historia....es una de mis favoritas

    un besito y cuidate.

    ResponderEliminar
  12. wow joha!!!! te perdono por todo!! jajajaja mentira!!! te felicito mejor no pudo quedar esto!!! ahora siiiiii amo a bella y edward!!! bien bella por luchar esa es mi chica!!!! bien joha!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  13. Holaaaaaaaaaaa ahhhh diosss no me esperabaaa esto te he dicho que tieness el poder de literalmente dejarme sin palabrass!!! no me esperaba que se arreglarann y que pasaran las cosas que sucedieron el el capi alice se caso con alevc ahhhhhhhhhhhhhh eso no lo veia venir ...y edward le propusooo matrimonioooo siiiiii y bella le dijoooo que siiiiiii que emocion yo queria que se arreglenn y tambien me gusto la actitud de bella en este capi! me encantoo Johaaaaaaaa!!! gracias por este capiii!! besos enormes!!!!!

    ResponderEliminar
  14. Hola Joha! awww... me has dejado muda.... fue tan hermoso el cap.... realmente me emocionó! dime que aún hay un epilogo!!!! Besos

    ResponderEliminar
  15. Me encanto el final, o el comienzo para ellos en este caso.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Oh dios mio que lindo es el Final???

    ResponderEliminar
  17. JOHA!!!! CASI PUDE ESCUCHAR LA MUSICA DE FLIGHTLESS BIRD ♫ ♥♥ ME ENCANTO!!

    ResponderEliminar
  18. Aww lo ame spr hermoso cap bn valio la pena esperar al fin estaram ju.tos spr hermoso toi chillando xD

    ResponderEliminar
  19. oh!!!! hermosa Jo!!!!! casi muero de un infarto en este cap!!!!!! por un instante pensé q la boda era de ed y alice!!!!!! me paralice!!!!! y gracias a ti!!!!!!, hasta ya me fume mas de dos cigarros!!!!!, pero mi corazón volvió a latir pausadamente!!!!!!! ed y bells se casan y vuelven si!!! vuelven a vivir!!!!!!!! me saltan las lagrimas por la emoción!!!!!!! gracias!! mil gracias!!!!!!!!!!!!!hay mas?? un epilogo?? un beso gigante, este cap esta de infarto!!!!!!

    ResponderEliminar
  20. me encanto, porfissss escribe otro capitulos de ellos felices y juntos plissssssss no quiero que termine todavía, besos

    ResponderEliminar
  21. Te juro que me has tenido al borde del colapso al imaginar que era Edward el que se casaba con Alice... ¿en serio este es el final? ¡Quiero más, por favor! Joha... la boda, la luna de miel, más hijos, qué se yo, pero quiero más...

    ResponderEliminar