lunes, 8 de abril de 2013

A mi manera - Capítulo 37


Summary: Isabella Swan lo tiene todo, poderosa, fría y calculadora, acostumbrada a vivir en un mundo de hombres aprendió a tener el control sobre los demás… ¿Que pasará cuando un joven y tímido Edward Cullen llegue a su empresa y despierte su curiosidad? ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.
Capítulo 37



- Solo pon un poco de brillo… no me gusta el color.

El chico frunció el ceño porque estaba muy seguro de haber visto infinidades de fotos de Isabella Swan con los labios en un tono rojos furioso, pero como no tenía caso llevarle la contraria y estaba ahí solo para maquillarla, hizo lo que ella le pidió y le aplicó solo un poco de brillo en los labios.

- ¿Así?

- Perfecto – Isabella juntó sus labios y los soltó haciendo un poco de ruido -, me encanta como me dejaste – por el espejo, vio al chico que acaba de maquillarla -. ¿Tienes contrato de exclusividad con alguien?

El joven pestañó con bastante rapidez – Eh no… yo… trabajo freelance.

- Bien, entonces dale tu tarjeta a mi secretaria, te volveré a llamar.

Isabella se levantó de la silla y pasó por el lado del joven que aun no terminaba de creer que la mismísima Isabella Swan quería que él la maquillara… de nuevo.

Ahora, ya con el maquillaje y el cabello listo, Isabella fue hasta donde estaba Jane junto a la ropa que usaría para las fotografías de la entrevista. La chica le sonrió a su jefa al verla, quizás lo del brillo en las mujeres embarazadas era solo una idea plantada en la cabeza de las personas, pero si de algo estaba segura Jane era de que su jefa resplandecía, fuera por el embarazo o no.

- Tengo todo listo, señorita.

- Muchas gracias Jane.

La joven rubia, ayudó a su jefa a vestirse con el sencillo vestido que había elegido, para cuando estuvo lista, entró Stephen, el maquillador, quien le llevaba los zapatos y accesorios que necesitaría.

- Gracias – le sonrió la castaña al chico.

- Sebastián me mandó a decirle que ya está todo listo, señorita.

- Bien, entonces supongo que ya es hora.

Isabella se miró por última vez al espejo antes de salir acompañada de su secretaria. Afuera, estaba todo listo para la sesión de fotos, solo serían un par pero eran muy importantes ya que ese número la tendría en portada.

- Sebastián – se acercó Isabella hasta el periodista y le dio un beso en la mejilla -, muchas gracias por acceder a hacer esto.

- ¡Oh, dios, nena! – gimió él -, sabes que el honor es todo mío, ahora solo quiero ver el rostro de mis colegas cuando vean la portada de Forbes.

-Y además… te tengo una exclusiva.

Sebastián, haciendo acopio de su veta exagerada, puso una mano en su pecho y fingió un dolor en el corazón – Oh nena… ¿me quieres matar?

- Eso lo veremos.

Isabella le guiñó un ojo y se volteó hacía el fotógrafo que la llevó hasta la escenografía que habían creado para ella, un enorme y elegante sofá en una sala que parecía sacado de un algún palacio europeo. El fotógrafo, Alexander, le indicó cada posición que quería, primero sentada, luego de pie, luego recostado y por ultimo acostada. Hasta que por fin llegó la hora de la fotografía de portada en donde ella, tenía una buena sugerencia que no tardó en hacer.

Alexander no dudó en aceptarla cuando ella se la planteó, con la ayuda de Jane, se cambió de ropa, su poso un short y un peto que dejaba al aire su vientre el cual no tardó en rodear. Cuando volvió donde el fotógrafo, enfocó inmediatamente su vista en Sebastián.

- ¿Te gusta esta exclusiva? – sin dejar de verlo, acarició su aun plano vientre y sonrió como la mujer feliz que era.

- ¡Oh mío dios!, creo que me dará un infarto de verdad – mientras Sebastián tomaba asiento -. Tengo la exclusiva del embarazo de La Cobra.

Mientras Sebastián seguía hiperventilando, Alexander se acercó hasta ella - Supongo que quieres mostrar tu embarazo.

- Supones bien – concordó ella.

- ¿Y estás completamente segura de esto?, esta revista no sé lee solo en Estados Unidos… todo el mundo lo sabrá – le advirtió el fotógrafo.

- Y eso es exactamente lo que quiero – volvió a sonreí mientras, ahora, el rostro de su novio se colaba entre sus recuerdos -, que todo el mundo vea lo feliz que soy.

Él asintió – Bien, veamos… - el fotógrafo miró por todo el lugar buscando el espacio ideal.

No habían pensado en una gran sesión fotográfica porque la revista se caracterizaba más que nada por las entrevistas que por las fotos que contuviera, pero en esos momentos, se arrepintió. Justo cuando parecía querer rendirse encontró lo que buscaba, más bien, su visión experta con más de treinta años de trayectoria lo llevó a ver un hermoso fondo en la pared pintada de verde limón y azul medianoche.

- Quiero que te pares ahí y te concentres en tu vientre, acarícialo, rodéalo, lo que quieras.

Isabella asintió e hizo lo que le indicaban, su sonrisa apareció sola y ahí se quedó, incluso después de que la sesión fotográfica terminó. Su vientre, aunque aun plano, ya mostraba los indicios de un pequeño bulto en la parte más baja, pero aunque no era lo suficientemente abultado para que cualquier persona se diera cuenta, bastaba con ver la enorme sonrisa en su rostro para saber qué es lo que pasaba en su cuerpo.

Isabella Swan era el ejemplo perfecto de la mujer exitosa y libre, por lo mismo, mas de algún curioso que viera esas fotos se llevaría una buena impresión, porque estar embarazada a los veintiséis años, era algo que muchas personas no esperaban de ella. Pero el día en que a Isabella le importara la opinión de algún extraño, ese día podía darse por derrotada y afortunadamente, ese día no estaba ni siquiera cerca de llegar.

Alexander no dejó de disparar su flash en dirección a ella, fascinado y alucinando por la forma en que la cámara abrazaba sus formas, para cualquier fotógrafo era un privilegio contar con una modelo tan natural, pero en el fondo, el hombre de vasta experiencia sabía que su nombre se alzaría como nunca lo había hecho luego de que sus colegas vieran sus fotografías y el trasfondo de ellas. Cuando el hombre pensó que había obtenido suficientes instantáneas como para regodearse a la hora de elegir, Isabella, sin pensarlo se puso de perfil y volteó el rostro hacía él pero bajando la mirada, era un ángulo bastante extraño pero que en cuanto él lo cautivo, expreso eso que ella quería enseñarle al mundo y que él puso plasmas a la perfección.

Ya, con las fotos listas, Isabella se volvió a poner su ropa inicial y así, se sentó en el enorme sofá de terciopelo rojo junto al periodista más afortunado del momento, Sebastián Marion. Él hombre aun estaba nervioso, sobre todo porque solo tuvo los veinte minutos que duró la última sesión fotográfica para modificar casi por completo, la entrevista que con tanto cuidado y anhelo llevaba preparando hace más de una semana, Sebastián odiaba improvisar, pero en vista de la última información obtenida no le queda de otra y por lo menos, agradecía esos veinte minutos para poner en orden sus ideas y enfriar sus pensamientos, ya que estaba seguro que solo contaría con esa entrevista, dudaba mucho poder volver a contactar a Isabella en caso de que luego se diera cuenta de que había dejado de preguntarle algo de suma relevancia.

- Bien, Isabella… ¿estás lista?

La mujer sonrió y asintió – Mas que lista… pero te lo advierto – alzó su dedo índice de su mano derecha y lo apuntó con su perfecta uña de manicura roja -, si siento que alguna pregunta está fuera de lugar, simplemente mantendré mi boca cerrada.

- Lo sé, tranquila, Jane revisó mis preguntas y eliminó las que le parecía que tú rechazarías.

- Bien, entonces.

Al mejor estilo de Sharon Stone, Isabella Swan, La Cobra, se cruzó de piernas dándole una buena visión de su piel al pobre Sebastián, que a esas alturas ya había aflojado tres veces su corbata. El hombre, había tenido el placer de conocer a la CEO de Swan S.A. en un par de oportunidades pero nunca había pasado tanto tiempo con ella y ahora, por fin podía entender por qué le decían La Cobra, solo le bastó verla una vez a los ojos para descubrir lo hipnotizante de su mirada, llegaba a ser absurda la forma en la que alguien se podía perder en esos ojos color chocolate.

- ¿Sebastián?, ¿Estás bien? – la sonrisa que jugaba entre los labios de Isabella lo hizo aclarar su garganta y asentir.

- Sí… yo solo estaba pensando.

El hombre en un gesto que buscaba ser disimulado, cruzó su pierna derecha por sobre la izquierda, pensaba de esa forma ocultar su creciente erección, pero no contaba con que la experiencia en lo referente al género masculino por parte de Isabella era bastante basta como para reconocer ese simple gesto.

Moviendo un par de cabellos que había caído sobre su rostro hacía atrás, la castaña se preparó para la primera pregunta – Bien, entonces comencemos esto cuanto antes.

El periodista se aclaro la garganta y rogó porque su voz saliera normal – Swan S.A. es uno de los Holding más importantes de Estados Unidos, y sus ingresos en los últimos tres años aun aumentando en un veinte por ciento, eso es más de la media nacional. Por lo mismo, no deja de ser curioso, que estos número se veían incrementados desde que tu tomaste el mando… ¿Qué piensas con respecto a estas cifras?

- Swan S.A. es una empresa familiar y nunca he tenido la suerte o mala suerte de trabajar para alguien más que no sea para mí misma, así que no puedo estar segura de cómo es incrementar los ingresos de algún jefe usurero, pero sí sé lo que es incrementar los propios ingresos y el placer que se siente luego de cerrar un negocio exitoso.

- Antes de ti estuvo tu padre al mando… ¿piensas que él hizo algo mal que estas cifras no se dieron con anterioridad?

La chica suspiró antes de responder – Creo que mi padre es mejor persona que yo en muchos sentidos… y el ser mujer, joven y estar al mando de una empresa como Swan S.A. me dio las agallas para competir en un mundo que en muchos sentidos, aun es solo de hombres.

- Con respecto a eso mismo, ¿fue muy difícil para ti comenzar como CEO de Swan S.A.?

- Lo fue antes de tomar el mando, pero sabía que tenía que hacerlo y es algo que  siempre supe así que puedo decir que fue una decisión que me tomó por sorpresa, fue una decisión de familia y creo que al final de cuentas todo salió muy bien.

- Hace poco más de un año se hizo una encuesta a los trabajadores de distintos Holding y pese a todos los rumores que se tejen en cuanto a tu dura personalidad, saliste evaluada como una de las CEO más justas. Tus trabajadores son los más conformes con sus saliros y condiciones de trabajo, ¿A qué crees que se debe esto?

- A que mi ego no se ve empañado por lo que tengo entre las piernas – sin pensarlo, la chica descruzó sus piernas y las volvió a cruzar ante la atenta mirada de Sebastián -, creo fervientemente en que los empleados trabajan mucho mejor cuando las condiciones son las optimas, y aunque mis suelos son un diez por ciento más altos que en otras empresas, mis utilidades son aún mayores, así que creo que si alguien sabe sumar y restar es capaz de entender por donde va mi estrategia de trabajo.

Sebastián comenzó a tomar apuntes aunque toda la entrevista estaba siendo grabada, su principal incentivo para entrevistar era por estaba seguro que sus respuestas serian bastante complejas, pero le agradaba ver siempre sinceridad detrás de ellas.

- En cuanto a sus próximos proyectos, se habla de un hotel de lujo en Las Vegas – ella asintió rogando porque la entrevista no llegara a Tyler, ya que ese seria el fin de las preguntas -. ¿Por qué ahora quiere entrar al mundo de los casinos?

- ¿Y por qué no? – la chica se encogió de hombros -, para mi es uno de mis proyectos más importantes y aunque el trasfondo del mismo es solo mío, puedo decirte que este hotel será un símbolo de lo que representa el apellido Swan en Estados Unidos.

- Entonces debo entender que el proyecto será supervisado directamente por ti.

- Es usted muy perspicaz señor Marion – la chica le sonrió mientras se estiraba para tomar el vaso de agua que le había dejado a un lado.

El joven periodista se vio embobado por unos segundos mientras ella bebía de su vaso, pero pronto reaccionó y despejó su cabeza para hacer la siguiente pregunta. Un par más de preguntas en lo que respectaba al ámbito laboral fueron hechas antes de que Isabella considerara que ya era tiempo de pasar a las preguntas que de verdad él quería hacer y ella responder.

- Bien, y ahora, pasando a un plano un poco más intimo, mucho se ha hablado en la prensa sobre tu relación con uno de tus empleados, ¿Edward Cullen?

- Sí, es mi novio, pero su información está errada en un punto, él ya no es mi empleado.

- Oh, eso… - inútilmente, Sebastián rebuscó entre sus apunte pero no había nada al respecto -. Pero… ¿debo asumir que entre ustedes todo sigue bien?

Isabella sonrió y asintió – Mejor que nunca, esto es solo para que las malas lenguas que dudan sobre las capacidades laborales de Edward se inunden en su propio veneno. Sé que para muchos es más fácil creer que su puesto en Swan S.A. se debía a que era mi novio, pero en realidad, Edward es muy buen profesional y esta es una decisión suya que estoy apoyando, él cree que debe trabajar en una empresa que no sea la de su novia, y yo estoy de acuerdo con él – el periodista no tenía que saber que eso no era todo cierto y además, Isabella era muy buena ocultando cosas.

- ¿Esto significa entonces que muy pronto tendremos la boda del año?

- Eso aún no es algo que ocupe mi lista de prioridades – la sonrisa juguetona de Isabella bailaba en sus labios ya que sabía hacía donde estaba dirigiendo la entrevista.

- ¿Y cuál es el número uno en tu lista de prioridades?

- Ser una buena madre – Sebastián asintió agradecido de ya ser conocedor de la noticia porque de otra forma, estaba seguro que su corazón se le hubiera salido del pecho -, y velar porque mi bebé nazca sano y salvo.

El periodista asintió y miró la pregunta que tenía para esa ocasión – ¿Todo esto es una forma de expresarse en futuro o…?

- Esta es una forma de decirte que estoy embarazada, que con Edward seremos padres.

- Oh, entonces mis felicidades Bella, esta siempre es una muy buena noticia, pero ahora no puedo dejar de preguntarte, ¿Por qué lo estas anunciando tan públicamente?, tu siempre has sido muy recelosa de tu vida personal.

- Porque quiero que todos sepan que mi vida está cambiando y que no toleraré nada que pueda dañar a mi bebé… si algunos me pusieron el apodo de Cobra por motivos menores, verán cómo le hago honor en el momento en que tenga que defender a mi familia.

- Los nombres de la lista de Forbes están siempre bajo contantes amenazas, ¿a eso te refieres con tus palabras?

Isabella asintió – Creo que la primera vez que alguien amenazo con matarme fue el día en que nací, y ni siquiera había abierto los ojos a este mundo, lo hicieron para presionar a mi padre, así que sé cómo funcionan estas cosas – el periodista asintió dándole la razón -. Él me enseñó mucho, pero sobre todo, me enseñó que no hay nada más sagrado que los hijos.

- Bueno Isabella, no puedo decirte nada más, esta ha sido una entrevista con muchas noticias y solo me queda darte mis mejores deseos para esta nueva vida. Pero tengo una pregunta más… ¿eres feliz?

- Soy más que feliz, tengo a un hombre perfecto a mi lado, a un rayito de sol en camino, a mi padre que me apoya y un suegro maravillo. No necesitó nada más.

Si hubo algo que le llamó la atención al experto entrevistador de Forbes es que ante la última pregunta, Isabella no mencionó en ningún sentido su cuantiosa fortuna. Era cosa de cada día, que aquellos mas acaudalados pensaran que manteniendo sus cuentas bancarias al tope tendrían la felicidad que necesitaban, pero para Isabella Swan, el concepto de felicidad era el mismo que para cualquier otra persona.

Para cuando Isabella se puso de pie notó enseguida la presencia de su novio en la sala, él la miraba concentrado solo en ella, dándole esa mirada que la hacía sentir la mujer más poderosa del mundo, y no por su fortuna monetaria sino por la sentimental.

Ignorando a todo el equipo que estaba a su alrededor, corrió hacía su novio y se colgó de su cuello fascinada por como él le respondió. La tomó de las caderas con dulzura y la alzó lo suficiente para poder darle media vuelta y poner sus rostros a una misma altura, la besó con tranquilidad permitiéndole a ella que llevara el ritmo del beso, solo cuando la castaña aumentó la presión, él sacó su lengua y jugueteó con la de amada.

Las personas a su alrededor apartaron las miradas y rogaron porque no comenzaran una sesión mucho más intensa ahí. Pero Isabella era consciente de su público y se separó de los labios de su novio antes de que los ánimos se siguieran caldeando. Lo tomó de la mano y comenzó a arrastrarlo.

- Ven, quiero que conozcas a Sebastián – tiró de su chico hasta que estuvieran frente al periodista -. Sebastián – lo llamó -, el es Edward Cullen, mi novio.

- Oh Edward – el joven periodista se apresuró a extender su mano -, es un placer conocerte, Isabella habló muy bien de ti en la entrevista.

- Sí, la escuché – el cobrizo le dio una mirada a su novia y luego al joven -, muchas gracias por no hacer preguntas incomodas.

Sebastián sonrió, porque en algún punto entendió a lo que se refería el novio de Isabella y le agradó mucho saber que el nivel de complicidad entre ambos era tan bien correspondido.

Luego de despedirse de todo en el lugar, Isabella y Edward salieron tomados de la mano y se subieron al auto que tan gentilmente Thomas tenía ya preparado. Una vez adentró, Isabella se recostó sobre el pecho de novio y giró el rostro hacía el frente.

- Thomas – llamó a su chofer -, al departamento por favor.

Luego de que el hombre asintiera, ella se giró hacía su novio.

- Creo que llegó el momento de castigarte por haberte ido de Swan S.A.

La sonrisa de Edward solo creció ante las palabras de su novio – Estaba esperando con ansias este momento – se agachó y besó la frente de su chica porque estaba muy seguro de que, como siempre, lo primero con lo que lo castigaría, sería con impedirle tocarla.


24 comentarios:

  1. siiiii! por fin capitulo jajjajajaja lo estaba esperando con ansias, y valió la pena ;)

    ResponderEliminar
  2. vaya cambio el de la cobra y es para bien ahora hay que ver de que forma lo castiga

    ResponderEliminar
  3. Aww amé la entrevista y la felicidad de Bella, me encanta que le mundo sepa que es feliz. Pero eso me hace pensar en que algo malo va a ocurrir en cuanto ese anuncio sea hecho públicamente :/

    Me encanta que Ed y Bella estén tan bien!! Y por fin tendremos un castigo para Ed :P

    ResponderEliminar
  4. Amo esta historia gracias

    ResponderEliminar
  5. aaaahhhh que hermoso....

    bella es felizzz!!!!

    ResponderEliminar
  6. Lo ameee de principio a fiiiiin!!


    Muero por el castigo....

    Karla cullen hale

    ResponderEliminar
  7. Hermoso .....tardastè mucho, pero que si valió la pena....Haaaaa el amor esta en el aire.

    ResponderEliminar
  8. ya estava a punto de irme a dormir cuando pufff!!! me di cuenta de que habías actualizado jajajaja muchísimas gracias =D ya se te extrañaba mucho =)

    ResponderEliminar
  9. Gracias por el capitulo ya extrañaba a la cobra, me encanta que la cobra muestre su amor y la veamos un poco mas humana y ahora con el bby, ademas ya estoy ansiosa por el castigo ojala le valla muuuuy muuuy mal :caradediabla:
    Besoos

    ResponderEliminar
  10. Estuvo genial y muy sensible !! ... me encanto !!! espero muy muy muy ansiosa lo siguiente... pues el castigo espero sea... IMPRESIONANTE como siempre !!! ... besooss

    ResponderEliminar
  11. Hola Joha me encanta ver como han mejorado las cosas y sobre todo ver lo feliz que es Bella esperando a su bebé ojalá nada venga a amargarles la vida y puedan disfrutar del embarazo sin preocupaciones espero que el tiempo vuele para ver cuan es el castigo de Edward hasta el siguiente capitulo
    saludos y abrazos desde México

    ResponderEliminar
  12. O ESTUVO INCREIBLE DESPUES DE UNA LARGA ESPERA QUE BUENO ME ENCANTO SALUDOS NOS VEMOS EN EL SIG

    ResponderEliminar
  13. Sin palabras me a encantado mira que por una vez no e querido matar a nadie jajajaj fantastico el capitulo.

    ResponderEliminar
  14. Ya era hora de que tuviéramos capi, lo estaba deseando, ha estado genial la entrevista porque yo creo que ha dado una imagen a los demás de ella que no conocían o que ella no había querido mostrar antes

    ResponderEliminar
  15. Oh que linda la entrevista pero nos dejaste con ganas de saber el castigo que le dara xD...

    ResponderEliminar
  16. aaah que bueno capi porfin!! muy bello, me encanta esta historia ojala que no nos hagas sufrir tanto y subas otro cap en poco tiempo, Muy linda la entrevista, me encanto!!! verlo felices con el embarazo es tierno, ojala que todo vaya bien :)

    ResponderEliminar
  17. Hoolaa ameeeeeeeeeee el capituloo!!! siiii bella y edward tan lindosss y bella toda feliz en la entrevista con su embarazoo y su noviooo!!! se laaa feliz y enamoradaa ambos se lo merecian despues de estos capitulos dolorososs!! se merecenn ser felices los dos juntos y bueno conn el bebe que viene en camino!!! me encantoo Joha!!!! y como veras ya no estoy enojada con bella jajajjajajaaj !!! pro que bueno explico sus razones a edward epor que habia hecho todo eso !!!! y estoy contenta je que ahora estenn juntos y los dos muy felicess !!!! y como fue y corrio hacia edward cuando llego y lo beso ufffffff que amorr que hay ahiii!! je! besos enormes! buena semana!!!!!

    ResponderEliminar
  18. Hola Joha! estuvo genial este cap.. sin dudas, ha dado un cambio rotundo su vida... pero no ha dejado de ser ella! Besos

    ResponderEliminar
  19. buen cap!!!!!!!!! la cobra seguirá siendo la cobra!!! y su hermoso sumiso!!!! esta ahí con ella y para ella!!!!!!!! realmente esta parejita es única!!!!!!!!!, un bebe y ahora serán padres!!!!!!!! yo creo q los roles se invertirán!!!!!!!! ed sera el q la domine!!!! ya quisiera ver eso!!!!!!!!!!!!! son felices y lo serán mucho mas!!!! buen cap!! gracias Jo!!!!

    ResponderEliminar
  20. joha por fin de vuelta me encanto el capi, espero otro pronto

    ResponderEliminar
  21. ¡Oh! No lo había leído... me encantó Joha... Gracias.

    ResponderEliminar
  22. And that increase comes in the form of the Flex Belt.


    Here is my weblog: flex belt reviews

    ResponderEliminar